Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

¿Por qué mi coche echa humo negro?

¿Por qué mi coche echa humo negro?

Si el humo que sale por el escape de tu coche es gris oscuro (o negro), esto te interesa.

Note pierdas: Las tres averías del coche según el color del humo de escape

¿Por qué mi coche echa humo negro? Si últimamente esta pregunta ronda tu cabeza, tranquilo: tenemos las posibles soluciones. Si de un tiempo a esta parte has notado que el humo que sale por el tubo de escape es demasiado oscuro (tanto, que lo describirías como negro), has de saber que esto se debe a que sale de una mezcla excesivamente rica, es decir, con mucho combustible. Es decir, el humo tiene una mayor relación de gasolina que de aire.

¿En qué se traduce este humo negro, a efectos prácticos? En este caso, tu coche estará consumiendo demasiado combustible. Además, al desmontar las bujías, notarás que sus electrodos muy negros. ¿A qué se debe esto? Las causas son varias; te las explicamos.

¿Por qué mi coche echa humo negro?

Las razones de esta mezcla con exceso de combustible (causante del humo negro de tu coche) pueden ser varias:

No te pierdas: Los 15 coches con menos averías

  • El filtro del aire está sucio: si el filtro está muy sucio, será difícil que llegue la adecuada cantidad de aire al interior de los cilindros. Si tienes un coche clásico con carburador, seguro que por el escape sale muchísimo humo negro. En cambio, si es un coche actual, con sistema de inyección, notarás que le cuesta muchísimo acelerar.
  • La presión de la gasolina es muy elevada: la bomba de gasolina está enviando combustible con muchísima fuerza. Si este es tu caso, debes llevar el coche al taller para que comprueben la presión del circuito.
  • Mal reglaje del ralentí: las revoluciones correctas del ralentí se sitúan entre 750 a 900 rpm y también hay que regular las emisiones de CO2. Un ralentí muy rico hace que el coche emita humos negros y un consumo excesivo.
  • Tubos de reaspiración del cárter: siempre pasan olvidados, pero los tubos de reaspiración del cárter son de gran importancia. A través de estos conductos, pasan los gases desde la culata al cárter. Lo ideal es revisarlos cada 60.000 kilómetros.

Lecturas recomendadas