Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

¿Qué hacer para arrancar tu coche en frío?

El último invento de Volkswagen para plantar cara al frío

¿Qué debes hacer para arrancar tu coche en frío? Con estos consejos asegurarás poder arrancar por las mañanas después de una noche de frío a la intemperie.

En el corazón del invierno, muchos son los coches en toda España que duermen a la intemperie cada día, lo que supone que el frío puede afectar directamente al vehículo a la hora de arrancar cada mañana. Heladas, temperaturas bajo cero o incluso nieve es lo que podemos encontrar dependiendo de la zona en la que vivamos, por lo que con estos consejos sobre qué hacer para arrancar tu coche en frío podrás asegurarte de que tengas éxito al girar la llave en el contacto.

No te pierdas: Cómo arrancar tu coche con las pilas del mando de la tele

Sin embargo, antes de entrar en detalles, debes asegurarte de que tu coche tenga un correcto mantenimiento que garantice el adecuado funcionamiento de todos los componentes del motor. Además, si tienes un coche que supera la media de edad del parque móvil español, que actualmente se encuentra en los 12 años, puede que la antigüedad, los kilómetros y el desgaste propio de un uso moderado, dificulten el arranque en condiciones de frío.

Arranque en frío en gasolina

Diferencias de mantenimiento entre motor gasolina y diésel

Si tienes un coche con motor de gasolina, debes tener en cuenta el estado de las bujías, ya que este componente es incluso vital a la hora de detectar una avería. Las bujías son las encargadas de producir la chispa que genera la combustión dentro del cilindro y, además, se encargan de facilitar el arranque. Por suerte, un motor de gasolina tiene la ventaja de no necesitar tanto tiempo a ralentí como un diésel y por las características del combustible, es ligeramente más sencillo arrancar.

Arranque en frío en diésel

Porsche Macan S Diesel TG

Los diésel, por el contrario, son motores más fríos que trabajan a un menor régimen de vueltas, necesitan más tiempo para generar temperatura y, además, no tienen bujías tradicionales. En su lugar, los diésel, que detonan el combustible por compresión, cuentan con unas bujías de incandescencia o calentadores que son las responsables de precalentar la cámara de combustión de los cilindros para facilitar el arranque en frío. 

Si las resistencias de los calentadores no funcionan, los cilindros no se calentarán y, por consiguiente, se limitan las posibilidades de arrancar el motor. Además, debes permanecer algo más de tiempo a ralentí para generar mayor temperatura. Para facilitar el arranque en frío, puedes accionar un par de veces los calentadores mediante el contacto, aunque deberás esperar a que se apague el testigo de los calentadores en el cuadro de instrumentos.

Arranque en frío en motores de carburación

Cada vez son menos comunes los motores de carburación, pero los coches antiguos no contaban con sistemas de inyección de combustible modernos. Si tienes uno de estos vehículos, un consejo para tratar de facilitar su arranque en frío es dar unos pisotones rápidos al pedal de acelerador para cebar el carburador y que llegue más combustible al motor a la hora girar el contacto

Presta atención a la batería

Cuatro razones por las que falla la batería del coche

Sin la batería, las posibilidades de arrancar nuestro coche por las mañanas se reducen drásticamente. El frío, además, debilita mucho su capacidad y potencia, lo que puede afectar a las reservas de energía para hacer frente a una acción que demanda tanto como el arranque. Si la temperatura de la batería es muy fría, puedes calentar un paño (ojo, debe estar seco) y dejarlo sobre la batería unos minutos para que esta gane algunos grados vitales.

Un aceite adecuado

¿Hasta dónde llegaría tu coche sin aceite?
¿Hasta dónde llegaría tu coche sin aceite?

El aceite es el encargado de lubricar todas las partes móviles del interior del motor. Existen diferentes grados de viscosidad, a lo que si es más fluido garantizará un mejor arranque en frío. Una opción son los aceites multigrado, los cuales son capaces de optimizar la viscosidad en función de la temperatura exterior para obtener un mejor arranque.

Otro aspecto que debes tener en cuenta y que afecta a arranque son los filtros de aire, combustible y aceite. Estos deben ser reemplazados periódicamente en las revisiones que realicemos. El primero permite respirar al motor, mientras que los otros dos filtran las impurezas del combustible y el aceite, respectivamente. 

Arrancar sin batería

Si por alguna razón no consigues arrancar tu coche, ya sea porque el motor no puede a causa del frío o porque la batería no tiene la suficiente energía para mover el motor de arranque, puedes arrancar empujando o ‘a capón’. Deja esta opción para el final, aunque su práctica es muy sencilla. Busca una pequeña caída en la calle, deja que la inercia te permita coger algo de velocidad y cuando ésta sea la suficiente, pisa embrague, mete segunda y suelta rápidamente. Controla el entorno antes de hacerlo y asegúrate de que no pones en peligro tu seguridad ni la de otros usuarios de la vía pública.

Vídeo: los cinco mejores coches para viajar en invierno:

Lecturas recomendadas