Patrocinado por:

Práctico

Ponle un navegador a tu coche

Ponle un navegador a tu coche

Redacción Auto Bild

15/05/2010 - 10:50

Perderse puede resultar divertido, pero sólo si dispones del tiempo necesario y en tu despiste encuentras un sitio o algo interesante. Si tienes un navegador de gama alta, como este Pioneer AVIC-F500BT, instalado en tu vehículo principal, puedes ahorrarte bastante dinero montándolo tú mismo. Ahora, cuando salga al campo con el Suzuki Jimny, no tendré que charlar horas y horas con los pastores, salvo que me apetezca.

Perderse puede resultar divertido, pero sólo si dispones del tiempo necesario y en tu despiste encuentras un sitio o algo interesante. Si tienes un navegador de gama alta, como este Pioneer AVIC-F500BT, instalado en tu vehículo principal, puedes ahorrarte bastante dinero montándolo tú mismo. Ahora, cuando salga al campo con el Suzuki Jimny, no tendré que charlar horas y horas con los pastores, salvo que me apetezca.

Paso 1

Desmonta el panel

Mucho ojo con este paso. Cada coche es una historia diferente. En el caso del Jimny, el tornillo clave se encuentra detrás del cenicero. Lo mejor es tomarse todo el tiempo necesario antes de desmontar y hacerlo con sumo cuidado. Si rompes una sola lengüeta, tendrás un pasajero asegurado para siempre: las vibraciones en el salpicadero.

Paso 2

Extrae el radio-cd

Este paso suele ser el más sencillo, basta con desatornillar todos los tornillos que veas. Fíjate cómo van doblados los cables por detrás al sacar la radio, para ponerlos luego igual.

Paso 3

Ajusta el soporte

El fabricante (Pioneer en este caso) ofrece un soporte para cada modelo de vehículo, que tienes que solicitar cuando compres el producto, o a posteriori. Al situarlo, ten en cuenta dónde quieres que quede el navegador y dobla bien la lengüeta de ajuste, para que no se mueva.

Paso 4

Sitúa el amplificador tras la guantera

Saca la guantera y busca un sitio en el fondo para el ampli: lo mejor es fijarlo con unas bridas de plástico. Verás que trae varios metros de cable, por si tuvieras que ponerlo en el maletero, hazles un nudo y pásalos por detrás.

Paso 5

Desmonta la carcasa del freno de mano

Lo ideal es que el navegador no pueda manipularse con el coche en marcha. Para ello 
debes conectar un cable que trae con el freno de mano. Antes debes desmontar la carcasa del mismo y traer el cable por debajo de la tapicería. Puedes utilizar un alambre como cable guía.

Paso 6

Muerde el cable rojo con el conector

Verás que del freno de mano sale un cable, que en su punto central tiene una especie de clema y, saliendo de ésta, un cable rojo circular. Cierra sobre él el conector rojo con las palabras “parking brake” que está entre el cableado de serie con el navegador.

Paso 7

Conecta la radio CD

No te asustes: todos los conectores que antes has desenchufado tienen una única manera de volverse a conectar. Así que paciencia y asegúrate de que están apretados bien fuerte porque, si se te sueltan algún día, tendrás que desmontar otra vez el frontal del salpicadero para enchufarlos. Lo ideal es que pruebes si funciona la radio antes de cerrar.

Paso 8

Vuelve a colocar la radio en su sitio

Saca ese cable negro desde detrás de la guantera. Al hacerlo verás que quedan varias 
clemas en el hueco de la radio. Es un poco fastidioso volver a meterla porque 
molestan lo suyo. Hazlo con cuidado.

Paso 9

Monta de nuevo la carcasa del salpicadero

Vuelve a montar la carcasa y pasa el cable negro por uno de los huecos de ventilación. Si quieres que no impida el movimiento de la tronera y el trabajo quede más fino, puedes hacer un pequeño agujero con una lima y algo de paciencia. No uses para esto un taladro porque dejarás marcas erráticas.

Paso 10

Prueba el navegador

Después de enchufarlo y engancharlo a su soporte, prueba que el navegador funciona correctamente y que se oye por ambos altavoces. Ahora sólo falta que aprendas a sacarle jugo a todas las funciones del aparato.

Paso 11

Conclusión final y un consejo muy práctico

Lo que más asusta en este trabajo es ver todo ese cableado y, una vez que ya tienes desmontado el frontal, también inquieta la idea de que no puedas volverlo a dejar como estaba, pero eso sólo depende del cuidado con el que lo saques. Si quieres ahorrar unos eurillos, puedes hacer parte del trabajo antes de ir al box. Lo que más tiempo te ahorrará, sobre todo, es aclararte acerca sobre cómo y por dónde se desmonta el salpicadero. Para eso mi recomendación es que acudas a los foros de propietarios disponibles en Internet; a mí me han salvado la vida en más de una ocasión.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Encuentra lo que necesitas para tu coche

Todo tipo de accesorios

Piezas específicas para tu coche

Productos para su cuidado

Selecciona una categoría:

Encuéntralo

Buscador de coches