Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

¿Cuánto cuesta cambiar el líquido de frenos? Aquí están los talleres más caros (y baratos)

Comprobar el líquido de frenos: vaciado

La media nacional está en 57,16 euros. Esta vez las diferencias entre provincias no son demasiado marcadas, aunque en Badajoz tendrás que 'rascarte' el bolsillo hasta casi 100 euros

Toca pasar por el taller. Esta vez la factura pone cambio del líquido de frenos y el precio a pagar ronda los 60 euros. No, no te han engañado, estás cerca de la media nacional.

Tallerator ha publicado un estudio sobre el precio del cambio del líquido de frenos a nivel nacional que concluye que el valor medio de esta operación es de 57,16 euros.

Te interesa: echamos cuentas para ver cuánto cuesta reparar las averías más frecuentes

Como sucede siempre, hay diferencia entre acudir al taller en una ciudad o en otra, aunque también es cierto que en esta operación las distancias son mucho menores, sobre todo si lo comparamos con otras labores de mantenimiento como el cambio de embrague que en La Rioja cuesta 943 euros y en Huesca 394 euros.

Los datos recabados por Tallerator en base a los presupuestos que los talleres dan a los usuarios, concluyen que el precio medio por el cambio de aceite es de 57,16 euros y que las ciudades donde más barato es esta operación son, por este orden:

  • Valencia: 40,34 euros
  • Guipúzcoa: 41,92 euros
  • Zaragoza: 42,35 euros
  • Alicante: 44,16 euros

Por contra, las ciudades más caras para un cambio del líquido de frenos son las siguientes:

  • Badajoz: 95,24 euros
  • Santa Cruz de Tenerife: 81,04 euros
  • Murcia: 78,65 euros

Si nos centramos en las cinco provincias principales de España, el precio medio por un cambio del líquido de frenos es el siguiente:

  • Madrid: 68,34 euros
  • Barcelona: 57,61 euros
  • Valencia: 40,34 euros
  • Sevilla: 48,20 euros
  • Zaragoza: 42,35 euros

Cosas que hay que saber sobre el líquido de frenos

El informe de Tallerator nos ha dado el pie para meternos más a fondo en qué es líquido de frenos, para qué sirve y por qué cuándo hay que cambiarlo.

Vayamos por partes...

El líquido de frenos entra dentro de las operaciones básicas de revisión que hay que realizar un coche (en esta infografía tienes los qués, cómos y cuándos en el mantenimiento). Es un fluido encargado de transmitir la fuerza que se ejerce desde el pedal hasta los cilindros de los frenos para conseguir una frenada efectiva.

Los expertos recomiendan cambiar el líquido de frenos cada dos años. Notar que pisas el pedal del freno y el coche recorre más distancia de la esperada para detenerse es el principal síntoma de un desgaste excesivo. En el taller, también comprueban su estado midiendo el grado de ebullición. Este dato depende de la calidad del líquido de frenos. Hay cuatro tipos:

  1. DOT 3: Se usa en frenos convencionales. Tiene un punto de ebullición seco de 205ºC, húmedo de 140ºC y su viscosidad es de 1500cSt (unidades de viscosidad). Es el más común y económico.
  2. DOT 4: Es un líquido empleado tanto en frenos convencionales como en ABS. Tiene un punto de ebullición seco de 230ºC, húmedo de 155ºC y su viscosidad es de 1800cSt. Es similar al DOT 3 aunque ofrece mejores prestaciones y una mayor durabilidad.
  3. DOT 5: Se utiliza específicamente en coches cuyo líquido de frenos tenga una base sintética en vez de mineral. Por tanto, no se puede mezclar con los DOT 3 y DOT 4 que sí tienen base mineral. Su punto de ebullición es de 260ºC.
  4. DOT 5.1: Es un líquido con un punto de ebullición seco de 270ºC, húmedo de 180ºC y tiene una viscosidad de 900cSt. . Su principal ventaja es que tiene mayor poder higroscópico que los DOT 3 y DOT 4, es decir, tiene más capacidad para absorber humedad.

Cómo comprobar el estado y el nivel del líquido de frenos

Como has podido comprobar, la temperatura de ebullición es un dato fundamental para saber si el líquido de frenos funciona como debe. En esto, tiene mucha importancia la humedad ambiental ya que cada gota de agua reduce el grado de ebullición. Además, la temperatura a la que empieza a hervir varía en función del lugar en el que nos encontremos: hay claras diferencias entre los coches que circulan habitualmente por carretera y aquellos que lo hacen por montaña.

Para comprobar el estado del líquido de frenos se utiliza un sensor de ebullición. Si al analizar el líquido de frenos de nuestro vehículo el punto de ebullición está entre 120-150º, no hay problema. Sin embargo, si el punto de ebullición está entre 160-190º, no deberías retrasar mucho tiempo la sustitución del fluido. Si el punto de ebullición supera los 190º es más que recomendable cambiar el líquido de frenos.

Mucho más sencillo es comprobar el nivel del líquido de frenos. El depósito está bajo el capó, normalmente en el lado del conductor o detrás del motor, lo identificarás por este dibujo:

Depósito líquido de frenos

Cuando abras el tapón para verificar el nivel ten cuidado de que ninguna gota caiga sobre tus manos o en la carrocería, salvo el DOT 5.1 el resto de líquidos de frenos son altamente corrosivos.

Coge después un trozo de papel blanco y absorbente (papel de cocina, por ejemplo) y mójalo un poco. Si ves que el color del líquido de frenos es oscuro, debes cambiarlo. Si es transparente comprueba que el nivel no queda por debajo de la marca de mínimo del depósito.

Lecturas recomendadas