Skip to main content

Práctico

Comprar coche de segunda mano: tres maneras de saber si tienes lo kilómetros reales

Comprar coche de segunda mano

Que no te engañen.

Comprar un coche de segunda mano tiene considerables ventajas respecto a adquirir un vehículo nuevo, la mayoría económicas, pero también se trata de un proceso mucho más complejo, delicado y con pormenores que sacar un automóvil nuevo a estrenar del concesionario. Son muchos los vendedores que quieren dar gato por liebre, por lo que conviene estar atentos a ciertos aspectos, siendo uno de los clave el de comprobar si el coche tiene los kilómetros reales que indica.

5 consejos para comprar un coche de segunda mano

El “afeitado” de kilómetros es una práctica relativamente habitual con la que se busca vender el vehículo a un precio mayor del que le correspondería, pero por suerte hay ciertos métodos para ver si lo que nos están contando es la verdad.

Busca cualquier signo de manipulación

Manipular los kilómetros es algo relativamente fácil que depende de la antigüedad del coche. En los modernos es sencillo hacerlo mediante electrónica, pero en los antiguos, para poder llevar a cabo la manipulación hay que desmontar el cuadro de mandos, puesto que el cambio hay que hacerlo de manera física. Esto suele dejar marcas y muescas que aunque a ti es posible que se te pasen, no pasarán desapercibidas para los trabajadores de un taller.

De hecho, una manera muy sencilla de comprobar los kilómetros reales del coche es conectar el puerto OBD del coche a un ordenador, algo que pueden hacer sin problema en un taller especializado en electrónica, lo que mostrará cuántos tiene a sus espaldas el vehículo.

Solicita documentación e informes

La vida de un vehículo está registrada en varios lugares, algunos son susceptibles de ser manipulados, pero otros no. Conviene que revises la documentación del coche, concretamente la Tarjeta de Inspección Técnica, que estará sellada por la ITV con los kilómetros que tenía el coche al pasar por ella. También es recomendable solicitar el Informe del Vehículo a la DGT, que además de mostrar los kilómetros que tenía en la última ITV también tiene información relativa a cargas de las que el vendedor puede no habernos informado.

Coches híbridos de segunda mano y ocasión: lo que tienes que saber

Evalúa el estado del coche y su desgaste

Este punto es el menos concreto y depende mucho del coche y del vendedor: uno que quiera sacar beneficio pero sea avispado, tendrá claro que si reduce demasiado los kilómetros, saltará a la vista la manipulación, por lo que los rebajará solo un poco; pero alguien que no tenga tantas luces igual afeita el kilometraje de manera considerable y en ese caso será fácil detectar que no concuerda el estado del automóvil con los teóricamente pocos kilómetros que se supone que ha recorrido.

Ya en el habitáculo puedes fijarte en el desgaste de los asientos o que el volante o el pomo de la palanca de cambios empiecen a pelarse, indicativo claro de que han sido “sobados” más de la cuenta. Pero también el apartado mecánico del coche te puede dar pistas, sobre todo los frenos. Su vida útil supera los 100.000 kilómetros, por lo que si están bastante nuevos es que ya han pasado esa cantidad y han sido reemplazados por otros, es una buen baremos que valdrá para ciertos casos (por ejemplo, si tienen bastante desgaste no podrás distinguir si tienen 70.000 u 80.000 kilómetros).

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Más:

Segunda mano

Y además