Skip to main content

Patrocinado por:

Práctico

5 razones por las que mi coche pierde potencia

mi coche pierde potencia

Si mi coche no da toda la potencia que debe es que hay algún problema. A veces se trata de una avería, pero no siempre es así. ¿Cuáles son las causas más comunes? Vamos a hacer un repaso de seis de ellas.

Seguro que más de uno de vosotros ha notado cómo su motor ha dejado de rendir lo que debía en un momento dado. Si mi coche pierde potencia es que algo pasa. ¿Una avería? Puede ser, pero no siempre. Vamos a repasar las seis causas más comunes de ello.

1. Aire acondicionado

Si tienes un coche que no tiene mucha potencia, que pierda algo de rendimiento cuando conectamos el aire acondicionado o el climatizador es normal. Observa si las pérdidas de rendimiento coinciden con la conexión de este sistema antes de acudir al taller.

2. Los inyectores

Los inyectores se encargan de aportar el combustible necesario al motor, con lo que una avería o un fallo en los mismos es sinónimo de perder potencia. El bajón de rendimiento en este caso es bastante evidente, además de que se produce un aumento en el consumo.

No te pierdas: Chips de potencia... más riesgo

Si mi coche pierde potencia y además da tirones, la causa puede ser que los inyectores estén obstruidos o desgastados. En cualquier caso, la visita al taller estará asegura, siendo allí donde te aportarán la solución que hay que tomar.

3. Falta de aire o avería en el turbo

El caudalímetro es la pieza que mide el flujo de aire que recibe el cilindro, con lo que un fallo en ella puede hacer que éste no reciba todo el oxígeno que debe, produciéndose la pérdida de potencia. También puede llegar ésta por una rotura del turbo, o bien por una obstrucción del filtro del aire, que será lo más sencillo de subsanar.

4. Sistema electrónico

Con tanta electrónica como la que llevan los coches hoy en día, una avería en este sentido puede suponer una pérdida considerable de potencia. De hecho, todos los coches llevan sistemas de protección que provocan la misma ante la sospecha de que haya una avería grave. En ocasiones suele ser una falsa alarma, con lo que la visita al taller no va a suponer mucho más allá de que el operario subsane el problema con el ordenador.

5. Rozamientos

Los coches están formados por multitud de piezas mecánicas que pueden empezar a rozar entre sí por desgaste o por cualquier otra razón. Por ejemplo, las pastillas de freno pueden llegar a no despegarse del todo de los discos, evitando que el coche despliegue todo su potencial. También puede circular nuestro vehículo así si el freno de mano está muy tensado, si el embrague presenta demasiado desgaste o si algún cojinete de rueda no está en buenas condiciones.

Lecturas recomendadas