Skip to main content
BMW

El logo de BMW se tiñe de verde por unos días en una lona sostenible capaz de absorber el mismo CO2 que 2.030 árboles

  • La marca ha desplegado una lona sostenible en Madrid de más de 1000 m2 con su logotipo teñido de verde.
  • Durante el tiempo que dure la campaña, hasta el próximo 3 de enero, esta lona absorberá la misma cantidad de CO2 que 2.030 árboles.
  • Para ello se ha utilizado una tecnología basada en un recubrimiento transparente de TiO2 que actúa como un catalizador en contacto con luz ultravioleta y disuelve las partículas incrustadas.

Si apuestas por convertirte en una de las marcas de coches más sostenibles del mundo, tienes todo el derecho a presumir de ello. Y si al mismo tiempo que te luces, contribuyes a reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases de efecto invernadero, nadie podrá acusarte de presumir sin motivo.

Esta intro se explica porque la marca BMW acaba de desplegar una lona de más de 1.000 metros cuadrados en la madrileña calle de Fuencarral (número 149, por si te pasas a buscarla) en la que su inconfundible logotipo luce teñido de verde.

Una lona que absorbe el mismo CO2 que 2.030 árboles

Desplegar una lona que, a pie, tardarías unos 10 minutos en recorrer de lado a lado, es una estupenda acción de marketing y publicidad. Pero si fuese una lona sin más, no cumpliría con el claim de la acción de BMW: "no es el poder de las palabras; es el poder de la acción".

Pero la lona que ha desplegado BMW no es una lona más: es una lona sostenible. Durante el tiempo que dure la campaña (hasta el próximo 3 de enero), absorberá la misma cantidad de CO2 que 2.030 árboles. 

Esto es posible gracias al material con ha sido fabricada. La lona sostenible que BMW ha desplegado en la capital está revestida con tecnología de PURETi, una solución electrostática que forma una película mineral clara, duradera y fina de 40 nanómetros. 

BMW

Esta innovadora tecnología se basa en un recubrimiento transparente de TiO2 que actúa como un catalizador en contacto con luz ultravioleta y disuelve las partículas incrustadas. "El TiO2 perdura en el tiempo manteniendo sus propiedades además de destruir las partículas orgánicas contaminantes, matar las bacterias, produce un efecto superhidrofílico en la superficie y de auto limpieza", explica el fabricante.

De las palabras a los hechos

BMW se ha comprometido a suprimir la emisión de más de 200 millones de toneladas de dióxido de carbono (Co2) a la atmósfera antes de que termine la década.

La compañía está implementando un ambicioso plan de sostenibilidad en toda la cadena de valor de sus productos. Un plan que va desde la obtención de materiales hasta el reciclaje de las piezas fuera de uso, pasando por la cadena de suministro, la producción y la fase de uso.

Con la electrificación como punta de lanza, el grupo alemán quiere animar a los conductores a sumarse a su plan de sostenibilidad; pero "sin imposiciones, dejando que el cliente escoja la tecnología que mejor se ajuste a sus necesidades".

VIDEO

RE:IMAGINA EL PRESENTE

El primer vehículo de BMW disponible con todas las tecnologías de motorización es el BMW X3. Dispones de versiones diésel y gasolina tradicionales, hibridación ligera, híbrido enchufable y 100% eléctrico.

Siguen a este SUV otros muchos modelos disponibles en diferentes versiones mecánicas, hasta llegar al BMW iX, el coche más sostenible de BMW; no solo porque es 100% eléctrico, sino por que además está fabricado con componentes sostenibles y reciclados que se combinan con tecnología de vanguardia y máximo nivel de conectividad y digitalización.

BMW iX

Llegar a fabricar uno de los coches de producción más sostenibles del mundo tiene un importante trabajo previo.

La obtención de materiales fundamentales para la fabricación de coches eléctricos como el cobalto o el litio se realiza sin intermediarios y solo a través de proveedores certificados. Se suma a esto que, desde 2020, toda la producción de BMW se lleva a cabo con energías 100% renovables (los iX e i4, por ejemplo, se fabrican con energía hidroeléctrica). 

La circularidad es lo que ha guiado a BMW a evolucionar hacia una forma de trabajo en la que todo se recicla y reutiliza. Basado en los cuatro principios Re:Usar, Re:Pensar, Re:Ducir y Re:Ciclar, el Grupo BMW está impulsando una economía circular en la que el uso responsable de los recursos desempeña un papel fundamental en su modelo de negocio: en 2020, el 99% de los residuos generados en los procesos de producción del fabricante alemán fueron reciclados o regenerados.

Queda claro que por encima de las palabras, las acciones reflejan que el camino de BMW a la circularidad es real y va desde la forma en que fabrican sus vehículos hasta la manera en que hacen publicidad.

Tal es así que la lona se convertirá en 500 bolsas una vez que se retire, dándole una segunda vida útil a esa lona sostenible.

Etiquetas:

Branded