Skip to main content
Versión 2.1 del coche autónomo de Toyota

Con 'Guardián' y 'Chófer', así es el coche autónomo de nivel 4 de Toyota

Cada vez son más los fabricantes que quieren coger un trocito de la apetitosa tarta del coche autónomo. Con mayor o menor acierto, las marcas van haciendo pruebas en lo que dicen será el futuro: los vehículos que circulan sin conductor (o casi).

Quizá por eso, hoy hablamos de coches autónomos con demasiada alegría y atribuimos el nombre a vehículos que si bien cuentan con sistemas que les permiten tomar el control en determinadas ocasiones no son auténticos autónomos.

La verdadera autonomía todavía está lejos de llegar a las carreteras porque hay pocos coches que sean cien por cien autónomos y, sobre todo, porque no hay país en el mundo que haya aprobado su circulación sin límites.

Versión 2.1 del coche autónomo de Toyota

Los seis niveles de conducción autonóma

La clasificación del nivel de autonomía de los coches procede de la Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE por sus siglas en inglés). Van desde los que no tienen ningún sistema automatizado (nivel 0) hasta los que pueden circular sin intervención alguna del ser humano (nivel 5). 

  • Nivel 0. El coche no tiene ningún sistema de autonomía que le permita tomar el control; a lo sumo, cuenta con avisos acústicos o luminosos que advierten al conductor de algún peligro.
  • Nivel 1. Se posicionan en este nivel los vehículos equipados con control de crucero o tecnología para mantener el coche dentro del carril.
  • Nivel 2. Los coches reciben ya la denominación de 'semiautónomos'. Son capaces de tomar el control de la conducción, pero el conductor debe permanecer atento en todo momento para recuperar el mando en caso necesario (si esto sucede es obligatorio desactivar el modo semiautónomo).
  • Nivel 3. Pueden circular solos en 'entornos controlados' como autopistas (en España, por ejemplo, se admite su circulación en algunos tramos), pero el conductor debe permanecer atento.
  • Nivel 4. Aquí es donde los coches pueden circular solos sin que el conductor esté pendiente de lo que pasa. De momento, su funcionamiento sólo está permitido en zonas acotadas en las que el coche cuenta con suficiente información para tomar decisiones por sí mismo.
  • Nivel 5. En lo más alto de la clasificación están los coches cien por cien autónomos, esto es, los que pueden circular por cualquier carretera o ciudad sin ser humano al mando.

Del modo Guardián al Chófer solo hay un botón de distancia

Toyota cuenta dos modelos de conducción autónoma muy avanzados (ambos en pruebas).

El primero está montado sobre un Lexus LS 600 (es la segunda generación del vehículo de investigación en seguridad que los japoneses presentaron en el Consumer Electronic Show, el CES, de 2013).

La gran novedad es que equipa las funciones Chófer y Guardián.

  • La función Guardián es un sistema de asistencia al conductor de alto nivel. Es decir, el conductor es el que tiene el control del vehículo y este permanece atento por si el primero sufriera algún despiste. Por ejemplo, en caso de que aparezca algún obstáculo y el conductor no reaccione, el coche tomará el control para reducir la velocidad y evitar el choque.
Versión 2.1 del coche autónomo de Toyota
  • La función Chófer es la que convierte al coche de Toyota en un autónomo de nivel 4 pues permite que el conductor ceda todo el control al vehículo.

El coche autónomo con dos volantes

En el interior del coche autónomo que está desarrollando Toyota lo primero que llama la atención es que tiene dos volantes.

Versión 2.1 del coche autónomo de Toyota

Esta duplicidad tiene una explicación. Los japoneses han colocado dos puestos de mando plenamente operativos para poner a prueba, en diversos escenarios, métodos eficaces para transferir el control del coche entre el conductor y el sistema de conducción autónoma.

Esto, además, ayuda al sistema automatizado a aprender los comportamientos del conductor humano.

Más de Espacio Toyota