Skip to main content
BMW marca de automóviles más sostenible

Cómo ser la marca más sostenible: BMW apuesta por la energía 100% verde y por acabar con las emisiones de CO2

  • BMW es el primer fabricante de automóviles que asegura la sostenibilidad durante todo el ciclo de vida del vehículo: en la cadena de suministro, producción, uso y reciclaje.
  • La compañía apuesta masivamente por la electromovilidad y estima que, en 2023, tendrá por lo menos un modelo totalmente eléctrico en las carreteras en aproximadamente el 90% de sus segmentos de mercado.
  • El grupo refuerza su objetivo de movilidad sostenible con unos objetivos ambiciosos de reducción de gases de efecto invernadero: evitará la emisión de más de 200 millones de toneladas de CO2 de aquí a 2030.

¿Puede ser realmente un vehículo verde y eficiente? El Grupo BMW clama un rotundo sí. Ésta es la máxima expresión de su presente y futuro: luchar contra el cambio climático con una gestión responsable de todos los procesos de su industria. Solo así podrá seguir siendo la empresa de coches más sostenible del planeta. 

En menos de 10 años, exactamente para 2030, el grupo se ha comprometido a reducir sus emisiones de CO2 en 200 millones de toneladas. O lo que es lo mismo, más de 20 veces las emisiones anuales de CO2 de ciudades como Barcelona o Múnich. La aspiración es alta, pero BMW ha encontrado la clave: fijar los objetivos de sostenibilidad (y medirlos) durante toda la vida útil de sus automóviles. 

La firma alemana se muestra coherente de inicio a fin. Un coche respetuoso con el medio ambiente, consideran desde BMW, no se crea solamente usando energías verdes. “Debemos diseñar nuestros vehículos para que sean sostenibles desde el primer día, reduciendo la cantidad de materiales utilizados para su fabricación y, sobre todo, planificando la reutilización y el reciclaje desde el principio”, explica Oliver Zipse, presidente del Consejo de Administración de BMW AG.

BMW marca de automoción más sostenible gracias a la electrificación

La compañía es ambiciosa, sí, y asegura querer ir más allá de limitar el aumento de la temperatura global del planeta. El cambio climático requiere de impactos potentes y de respuestas urgentes. Por ello, desde 2020, la sostenibilidad y, sobre todo, la eficiencia de los recursos y la circularidad, son el eje vertebrador de la estrategia de la marca. Los pasos que ya se están dando son muchos: 

  • Aumentar sustancialmente el uso de material secundario como el acero o el aluminio reciclados.
  • Reducir a más de la mitad la huella de carbono de las baterías de alto voltaje.
  • Reducir en un 20% las emisiones de CO2 a lo largo de la cadena de suministro. 

En este sentido, Grupo BMW tiene clara una premisa: evitar viene antes que compensar. De esta manera, ya ha reducido su consumo de energía por vehículo producido en más de un tercio desde los niveles de 2006 e incluso ha podido reducir las emisiones de C02 por vehículo producido en más del 70%. Para alcanzar estas metas, la digitalización juega un papel importante: los robots y los análisis de datos auguran un proceso de producción más eficiente.

Asimismo, durante los próximos 10 años, el Grupo prevé emitir un 80% menos de CO2 en su producción gracias a que todos sus modelos se ensamblarán sin emisiones de carbono a partir de este año. La electricidad comprada para las plantas de fabricación de BMW en todo el mundo procederá, desde este 2021, de fuentes de energía renovables. Una realidad en Europa desde el año 2017. La meta final: energía 100% verde en todas las fábricas. 

A su vez, la sostenibilidad no solo se asociará a niveles de emisiones. El grupo BMW ya tiene en marcha otra serie de medidas, como la obligación impuesta por contrato a todos sus proveedores directos a respetar los derechos humanos, cumplir con las normas ambientales y sociales ampliadas e introducir sistemas de gestión para promover la seguridad en el trabajo y proteger el medio ambiente, incluyendo protección a los bosques y biodiversidad.

BMW marca más sostenible de automoción: cadena de producto sostenible

El futuro, a bordo de los vehículos eléctricos

Por otro lado, la movilidad sostenible debe verse más allá del diseño y la producción y ser protagonista en las propias carreteras. Aquí BMW cuenta con un objetivo claro. Su anhelo es conseguir reducir las emisiones en un 40% por cada kilómetro recorrido. ¿Cómo? Aumentando masivamente la electromovilidad. 

En España, por ejemplo, según las palabras de Manuel Terroba, presidente ejecutivo de BMW Ibérica, el reto es salir “de la parte baja del ranking europeo en materia de electromovilidad”. Algo que se puede conseguir “si se trabaja desde la colaboración de todos los actores implicados”. En resumen, “la electromovilidad debe pasar ya de pantalla”, según Terroba. 

BMW marca más sostenible del mundo, objetivo potenciar masivamente la electromovilidad
El objetivo de BMW es contar con 7 millones de BMW y MINI electrificados cirulando por las carreteras en 2030.

Por eso, el reto del Grupo es tener siete millones de BMW y MINI electrificados en las carreteras para 2030, de los cuales alrededor de cinco millones serán completamente eléctricos. A finales de este año, el gigante automovilístico ya tendrá cinco modelos totalmente eléctricos y, para 2023, prevé llegar a los 13. De hecho para 2023, el Grupo BMW tendrá por lo menos un modelo totalmente eléctrico en las carreteras en aproximadamente el 90% de sus segmentos de mercado.

La experiencia de ser pioneros en la automoción “verde”

Esta ambición por cuidar del entorno y de la sociedad no es nueva en las filas de la compañía. BMW comenzó ya a desarrollar la movilidad eléctrica a finales de la década de los 60. De hecho, en los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972, su modelo BMW 1602 eléctrico fue el escogido para ser los coches de seguridad frente a los corredores de la maratón.

bmw y pirelli, neumáticos sostenibles para el BMW X5 híbrido enchufable

Más pegado al presente, uno de los hitos de la compañía pasa por haberse convertido en el primer fabricante de automóviles del mundo en equipar sus coches con neumáticos sostenibles. A partir de caucho natural y rayón certificados, un material a base de madera utilizado para fabricar los neumáticos, el grupo trabajará con Pirelli para proveer en primera instancia de neumáticos de 22 pulgadas para el BMW X5 xDrive45e híbrido enchufable.

El nuevo neumático P ZERO de 22 pulgadas se ha convertido en el primer neumático del mundo en recibir la etiqueta FSC. El FSC una organización independiente organización independiente que ha desarrollado un estándar de certificación internacionalmente reconocido que se utiliza para una gestión ambientalmente apropiada, socialmente beneficiosa y económicamente viable de los bosques.

La colaboración entre BMW y el grupo FSC viene de lejos: en 2013, BMW utilizó madera certificada FSC en el BMW i3, y se volverá a repetir en el lanzamiento del BMW iX a finales de este año, que también contará con ese tipo de material.

En definitiva, todas estas decisiones –y cifras- avalan que Grupo BMW encabece su categoría en el Índice internacional de sostenibilidad Dow Jones desde su lanzamiento en el año 1995. Su apuesta por la sostenibilidad se ve reflejada en sus ambiciones y le han hecho merecedor de este liderazgo.

La lucha contra el cambio climático y cómo se usan los recursos decidirá el futuro de la sociedad, y también el de BMW, que puede estar orgulloso de ser la firma automovilística más verde del planeta. Y es que su modelo de negocio y la sostenibilidad son ya inseparables, pero también imparables.

Etiquetas:

Branded