Skip to main content
Imagen de perfil de Aarón  Pérez
La opinión de
Aarón Pérez

Motor Skyactiv-3 de Mazda: ¿una alternativa real al coche eléctrico?

Mazda Skyactiv Technology

¿Es el motor Skyactiv-3 de Mazda una alternativa real al coche eléctrico? Según el fabricante japonés sí, pero ¿por qué? Vamos a descubrirlo.

Ahora que las emisiones de partículas contaminantes están en boca de todos, el coche eléctrico gana un impulso necesario para la industria del automóvil. La carrera por lanzar el coche alimentado por una batería se recrudece cada día, con fabricantes aunando esfuerzos para lanzar un producto que cumpla con los estándares que demanda el conductor actual. Sin embargo, también surgen diferentes alternativas que hacen que nos cuestionemos si el eléctrico es realmente el futuro. Una de ellas es el motor Skyactiv-3 de Mazda. ¿Es una alternativa real al coche eléctrico?

No te pierdas: Los diez coches eléctricos con más autonomía del mercado

En cuanto a costes absolutos para el propietario y en niveles de emisiones por parte del vehículo, actualmente no existe una alternativa plausible al coche eléctrico. Es cierto que existen otras opciones que son una solución más a corto-medio plazo, como es el caso de los coches híbridos e híbridos enchufables, pero no competirán en una misma liga dentro de algunas décadas. Sin embargo, Mazda propone una interesante alternativa que, si lo observamos desde su propio punto de vista, cobra especial sentido. 

Vídeo: la conducción del futuro según Mazda:

¿Qué es el motor Skyactiv-3 de Mazda?

Según la firma con sede en Hiroshima, su nuevo motor Skyactiv-3, que aún no tiene fecha de lanzamiento, es un bloque de gasolina que promete ser tan limpio como un eléctrico al aumentar la eficiencia térmica. Actualmente está en desarrollo y es considerado como un motor de gasolina de tercera generación que evolucionará el concepto de propulsor que es el motor Mazda Skyactiv-X.

El motor Skyactiv-X, que fue revelado hace unos meses, es el primer propulsor comercial de gasolina del mundo que emplea la tecnología de encendido por compresión, realizando la mezcla de aire y combustible en el cilindro y combustionando esta de manera espontánea cuando es comprimida por el pistón. Su debut oficial en un vehículo de producción está previsto para el año que viene con la nueva generación del Mazda3.

El supuesto éxito del motor Skyactiv-3 de Mazda radicará en la eficiencia térmica. Los ingenieros de la compañía asiática pretenden reducir la cantidad de energía de combustión perdida por el calor mientras se aumenta la que es aprovechada para impulsar las ruedas, es decir, ese calor generado por la combustión dentro de los cilindros será aprovechado reconvirtiéndolo en energía que permitirá impulsar las ruedas.

Actualmente, Mazda tiene un 27% de eficiencia térmica en el futuro motor Skyactiv-X y con el nuevo Skyactiv-3 pretenden aumentar esta cifra hasta el 56%. Por el momento, la marca no ha dado a conocer más detalles acerca de la forma que empleará para aprovechar esta energía, ni tampoco ha dado una fecha exacta en la que podamos verlo en su versión de producción, así que tan solo nos queda esperar.

Tan limpio y eficiente como muchos eléctricos

Mazda asegura que la tercera generación de sus motores de gasolina será tan limpia y eficiente como muchos coches eléctricos. Para aventurarse a hacer una afirmación tan radical, la compañía ha realizado una serie de mediciones que permiten comparar las emisiones reales de los eléctricos y la de los coches con motor de combustión. Y, según sus mediciones, algunos coches eléctricos son más contaminantes que otros con motores de gasolina de bajo consumo.

Para comparar estas mediciones, Mazda ha contemplado en su estudio el dióxido de carbono emitido a la atmósfera por la producción de la electricidad que impulsa al vehículo eléctrico, mientras que, para los coches con motores térmicos, las emisiones se calculan también de la extracción de petróleo y el proceso de refinado de la gasolina.

¿Una alternativa real a los coches eléctricos?

Aventurarse a conjugar una conclusión a estas alturas es demasiado arriesgado y resultaría inexacto, pero podemos realizar algunas observaciones interesantes. En 2011, Mazda lanzó la primera generación de motores de alta compresión, la cual denominó como Skyactiv-G, y en 2019 lanzará la segunda generación, Skyactiv-X, la cual detona la gasolina mediante compresión, como en los motores diésel. Mientras que la primera generación demostró que el motor de gasolina puede ser optimizado hasta niveles hasta ahora desconocidos, la segunda promete revolucionar más aún el mercado.

Pero es la tecnología Skyactiv-3 la que podría poner en entredicho la viabilidad de los coches eléctricos. Dependiendo del país, la energía que llega al enchufe donde cargarás tu vehículo eléctrico no siempre es obtenida mediante fuentes renovables (eólica, solar, geotérmica, etc.) por lo que puede ser producto de centrales nucleares o incluso del carbón, dos fuentes con unos elevados niveles de emisiones de partículas contaminantes a la atmósfera.

Por ejemplo, España compró a Francia un 97% de la energía eléctrica en el año 2015. El país vecino se alimenta, principalmente, de un nutrido parque de centrales nucleares. Además, es un hecho que el país, actualmente, no genera la suficiente electricidad para atender a una supuesta demanda eléctrica para sustentar a un parque móvil compuesto por 25% de coches eléctricos, un objetivo a corto plazo que contemplan tanto los fabricantes como las instituciones gubernamentales.

Para llegar al coche eléctrico, en España tienen que cambiar muchas regulaciones, se debe invertir en el desarrollo de fuentes renovables y reducir nuestra dependencia del carbón. Cumplir con unos niveles de emisiones lo más bajos posibles es ahora mismo inviable si tenemos en cuenta el espectro de las mediciones realizadas por Mazda. 

Además, la compañía japonesa ya lo ha conseguido una vez, está a punto de hacerlo de nuevo y promete revolucionar el concepto del motor de combustión interna en un futuro próximo con el motor Skyactiv-3. Por último, Mazda asegura que su objetivo es contar con el 84,4% de motores de combustión interna en su gama en el año 2035, un claro signo de que el fabricante confía en los avances que está llevando a cabo para la industria.

Fotos: Mazda

Lecturas recomendadas