Skip to main content
Imagen de perfil de Jorge Morillo
La opinión de
Jorge Morillo

Mercedes Clase A, para nosotros ésta es la mejor generación

Mercedes Clase A

El Mercedes Clase A es una de las referencias de los compactos 'premium' actuales, pero no siempre fue así. ¿Con qué generación nos quedamos? Repasamos la historia del vehículo alemán.

Corría el año 1997 cuando Mercedes se adentró en un segmento nuevo para la marca. Y no, no se trata del de los coches compactos, sino en el de los monovolúmenes de pequeño tamaño. Así nació el Mercedes Clase A, tan diferente de lo que hoy conocemos. Con un motor de posición delantera transversal, este vehículo fue el primero de la marca en adoptar un sistema de tracción delantera. La curiosidad de esta primera generación es que tenía tendencia a volcar en la llamada prueba del alce, o lo que es lo mismo, al trazar dos curvas consecutivas de diferente orientación de forma violenta. La marca lo resolvió, por suerte.

VÍDEO: Todo lo que debes saber sobre el nuevo Mercedes Clase A

No obstante, hoy no vamos a hablar de esta primera generación, sino de la cuarta, que es para nosotros el mejor Clase A que ha existido. El modelo es un compacto desde la tercera, pero no ha sido hasta 2018 cuando la marca de la estrella ha lanzado al mercado el que para nosotros es el producto más redondo que jamás han hecho en este segmento. Además del potente Mercedes-AMG A35, actualmente este modelo de 4,42 metros de longitud se vende con cuatro motores de gasolina y tres diésel. Los primeros son el A 180, el A 200, el A 220 y el A 250, mientras que los segundos son el A 180 d, el A 200 d y el A 220 d—. Los dos primeros de gasolina pueden llevar cambio manual, mientras que el resto son siempre automáticos con siete u ocho relaciones. También el A 250 puede llevar tracción total. Es decir, tenemos suficientes opciones como para que cada uno encuentre la suya ideal.

El interior del Mercedes Clase A de cuarta generación es un ejemplo de cómo debe ser un habitáculo de hoy en día, ya que destaca por la calidad de sus acabados y por la tecnología. Además ofrece una cantidad de espacio tanto para ocupantes como para carga bastante interesante, con un maletero de 370 litros, que supone un crecimiento de 29 respecto a la tercera generación.

Hablamos de tecnología porque la parte delantera del interior del Clase A tiene un aspecto más propio de un vehículo de un segmento superior. Tanto el cuadro de instrumentos como el sistema multimedia ofrecen dos pantallas digitales, aunque pueden combinarse de varias formas. La primera de ellas son dos pantallas de 7 pulgadas, la segunda una de 7 pulgadas para el cuadro de instrumentos y una de 10,25 para el sistema de infoentretenimiento y la tercera sendas pantallas de 10,25 pulgadas. Futurista es la palabra que mejor define a esta parte del Clase A. Además, el vehículo estrena el sistema multimedia MBUX de la marca.

VÍDEO: Probamos el Mercedes-AMG A35

Otro de los puntos fuertes del Mercedes Clase A de cuarta generación son las ayudas a la conducción, algo tan valorado últimamente por los compradores de coches. Tenemos por ejemplo el Attention Assist, que emite señales cuando considera que el conductor está distraido, un freno de emergencia en ciudad que reconoce peatones y bicicletas, la alerta de cambio involuntario de carril -incluso puede devolver al coche al mismo por sí solo-, el sistema de ayuda al aparcamiento Parktronic o el control de crucero activo, capaz incluso de mantener la posición en el carril incluso cuando éste no tiene líneas pintadas en el suelo al fijarse en lo que hacen los demás coches.

Por todo esto y más, el actual Clase A es el mejor que ha hecho Mercedes en toda su historia, un modelo que dio su gran cambio con la tercera generación en una gran maniobra de la firma alemana. De haber seguido como pequeño monovolumen seguro que no presentaba unas cifras de ventas como las actuales, así que un aplauso para quienes decidieron la 'mutación'. Y para el resto por hacer un coche tan bueno.

Lecturas recomendadas