Skip to main content
Imagen de perfil de Jorge Morillo
La opinión de
Jorge Morillo

Mercedes Clase B o Mazda CX-3, ¿cuál comprar?

Mercedes Clase B

Enfrentamos hoy a dos modelos aparentemente muy diferentes pero con un cliente tipo similar, el que busca un coche de corte familiar con el que realizar largos desplazamientos y poder defenderse más o menos con soltura dentro del tráfico urbano.

Hubo un tiempo en el que no había duda, los monovolúmenes eran los coches familiares por decreto. Eso ha cambiado con el paso del tiempo debido a la moda SUV, esos vehículos que con su aspecto campero y demás bondades han ganado clientes por doquier. Si estamos en la tesitura de comprar un vehículo así, ¿mejor apostar por un clásico monovolumen como el Mercedes Clase B o quizás optar por un SUV compacto como el Mazda CX-3?

Mercedes Clase B

Con sus 4,42 metros de longitud, el Mercedes Clase B se convierte en el coche ideal para familias con ciertas demandas de espacio. Eso sí, has de tener en cuenta que tiene capacidad para cinco pasajeros y que su maletero ofrece, como mínimo, 455 litros. La fila trasera, no obstante, puede desplazarse en las versiones más nuevas para ganar algo de espacio de carga, mientras que si la abatimos llegamos a 1.540 litros

La gama mecánica del Mercedes Clase B es bastante amplia, con dos opciones de gasolina y tres diésel. Su rango de potencias se sitúa entre los 116 CV del motor más liviano y los 190 del más potente, ambos alimentados por gasóleo. El intermedio que usa este tipo de carburante es de 150 CV, mientras que los de gasolina ofrecen 136 y 163.

VÍDEO: Todo lo que necesitas saber sobre el nuevo Mercedes Clase B

El monovolumen alemán también destaca por su tecnología, ya que puede incorporar un cuadro de instrumentos digital de 7 o 10,25 pulgadas, a lo que hay que sumar otra pantalla para manejar el sistema multimedia MBUX, capaz de obedecer órdenes a través de nuestra voz. También destacaremos el amplio contenido de elementos de seguridad, tales como el freno de emergencia con detección de peatones y ciclistas o la alerta por cambio involuntario de carril, entre otras cosas.

Mazda CX-3

El actual Mazda CX-3 es el restyling de la actual generación, y se trata de un SUV ligeramente más corto que su rival de hoy con sus 4,28 metros de longitud. Eso no impide que la sensación de espacio en el interior, también con capacidad para cinco pasajeros, sea bastnate similar, aunque peca en lo que se refiere a la capacidad del maletero, que empieza en 350 litros.

A nivel mecánico, el actual CX-3 equipa un motor diésel de 1.8 litros con 115 CV, mientras que la variante de gasolina disponible hoy en día en nuestro mercado es de 121 CV. Quizás esta sea una de las mayores pegas respecto al Mercedes Clase B, un vehículo que pone en liza bastantes más opciones de cara a un usuario que, no obstante, tendrá la tranquilidad de poder elegir entre dos motores que reciben muchos más elogios que críticas.

VÍDEO: Así es el actual Mazda CX-3 en movimiento

La tecnología es otro de los puntos a destacar del nuevo Mazda CX-3, un apartado que va muy en la línea de lo visto en el resto de modelos de la marca. Presenta sensores de ayuda al aparcamiento, control de velocidad activo en el caso de los modelos automáticos con reanudación de la marcha tras parada y, de la mano del acabado más alto, un sistema multimedia compatible con Apple CarPlay y Android Auto.

¿Cuál comprar?

El éxito o el fracaso de la compra de un coche se debe en gran parte a lo claro que tenga el cliente lo que quiere. Hace unos años era imposible dudar entre un monovolumen y un SUV, básicamente porque los segundos eran una rareza en el mundillo. Pero eso ha cambiado, ya que en la actualidad estos todoterrenos civilizados se han convertido en la opción predilecta para aquellos que tengan obligaciones familiares. De esta forma, ¿debemos comprar entes el Mercedes Clase B o el Mazda CX-3? Si lo que quieres es un familiar de verdad, lo suyo es que te decantes por el modelo de la marca de la estrella, mientras que si quieres tener algunas 'habilidades' camperas prueba con el japonés. Y todo estos sin entrar a valorar el coste de cada uno de los vehículos, pues el precio inicial del Clase B es de 33.375 euros, mientras que el CX-3 empieza en 18.645.

Lecturas recomendadas