Skip to main content
Imagen de perfil de Adrián Mancebo
La opinión de
Adrián Mancebo

¿Es irresponsable que la Fórmula 1 corra en Australia?

Circuito de Melbourne
¿Es correcto que se celebre el GP de Australia de F1?

Estoy seguro de que estaréis de acuerdo conmigo. Cuesta creer que en un lugar del mundo se suspenda prácticamente todo evento deportivo (hasta el fútbol… ¡el fútbol!), se cierren museos, se cancelen actos culturales y cualquier evento que reúna a un alto número de personas, y que al mismo tiempo, en otro extremo del planeta, vaya a celebrarse una carrera de Fórmula 1 con miles de espectadores en las gradas mientras se teme una alta propagación del coronavirus.

Horarios, datos y todo lo que debes saber sobre el GP de Australia

VÍDEO: Todos los coches de F1 2020

La Fórmula 1 y la Federación Internacional del Automovilismo (FIA) han analizado desde hace varios meses la expansión mundial del coronavirus. Fruto de esa monitorización y de la expansión en China ha sido la cancelación del Gran Premio de este país, acordada con el promotor de ésta. Pero más allá de eso, el silencio por parte de la F1 ha imperado durante esta crisis sanitaria.

Además de la cancelación del GP de China, la otra decisión de peso que se ha tomado durante la expansión del virus ha sido la celebración a puerta cerrada del Gran Premio de Bahréin, un hecho sin procedentes en un deporte cuya popularidad se debe a su público. Esta decisión fue anunciada por la organización de la carrera a través de Facebook y la F1 ni siquiera se pronunció hasta días después.

Sorprende, sí, pero no olvidemos de lo que estamos hablando. La F1 es un negocio multimillonario, organizado por una empresa de medios de comunicación (Liberty Media) que además cotiza en bolsa. Toda situación política o económica que afecte a la correcta celebración de su calendario – de 22 carreras en 2020 – provoca serias pérdidas económicas. La principal, y más importante, es que la cancelación de una o más carreras implica serias pérdidas económicas para la propia F1 y para todos los equipos de la parrilla, las televisiones y los promotores de los grandes premios… ¿quién paga todo eso? ¿qué pasa con los contratos ya firmados? ¿hay un seguro? Yo también me lo pregunto.

Lewis Hamilton, muy crítico con la F1: "Es solo dinero"

Grada en Melbourne

Desde la llegada a Liberty Media al poder, tras desbancar a Bernie Ecclestone como jefe supremo de la F1, esta empresa ha tratado de ampliar el calendario tanto como ha podido para así obtener la mayor rentabilidad posible a su negocio, a través del canon millonario que pagan los promotores de grandes premios por celebrar cada una de las carreras. Además, cuantas más citas se disputen, más dinero se recibirá por parte de patrocinadores oficiales de la F1, más visibilidad se obtendrá en televisión… Rentabilidad, al fin y al cabo.

Si por otra parte el calendario decrece, la F1 no será tan rentable como sus dueños esperan. Dada la situación mundial actual y ante la expansión en Europa del virus, la F1 sabe que debe aprovechar toda oportunidad para celebrar tantas carreras como pueda. Hacerlo en Australia es clave, puesto que la carrera de China ya está prácticamente perdida, a no ser que se consiga recolocar en otro momento del año, y hay muchas dudas para los próximos meses: ¿qué pasará con Vietnam? ¿y con los Países Bajos, en mayo? ¿Y España? A día de hoy, acabar la temporada con 21 carreras disputadas ya puede considerarse un milagro. Solo hay que ver los problemas que están teniendo otros certámenes como Moto GP o Fórmula E para completar su calendario.

Salida del GP Australia

A pesar de las pérdidas que acarrea cancelar una carrera de F1, es cuanto menos curioso que en Australia se superen los 100 casos de coronavirus - 23 de ellos en el estado de Victoria -, y que se vaya a disputar un Gran Premio. Máxime cuando se han cerrado dos colegios por positivos en coronavirus y que también haya habido un infectado en un hotel en las cercanías del trazado… Por no hablar de la psicosis en el paddock, donde hay posibles casos a los que se les está haciendo pruebas.

Decían el martes los políticos australianos que es “cuestión de tiempo” que el virus se propague. Mientras temen (o esperan) que suceda, miles de aficionados poblarán las gradas del Albert Park este domingo. 

Los efectos del coronavirus en la F1

Imagen: Motorsport Images
 

Y además