Skip to main content
Imagen de perfil de Jorge Morillo
La opinión de
Jorge Morillo

¿Por qué coches como el Seat Altea o el Citroën Xsara Picasso dejaron de venderse?

Set Altea

Modelos como el Seat Altea o el Citroën Xsara Picasso hace tiempo que pasaron a mejor vida. Pero, ¿por qué? Analizamos las causas y lo acertado o no de la decisión de los fabricantes de retirarlos del mercado.

Hace años, no muchos aunque lo parezca, aquellas familias que empezaban a tener necesidades de espacio más amplias de lo normal sin llegar a ser numerosas apostaban claramente por un tipo de vehículos, los monovolúmenes compactos. Ahí aparecían modelos como el Seat Altea, del que posteriormente llegó una versión XL más espaciosa, o el Citroën Xsara Picasso. Ambos, además de otros que se comercializaron, forman parte ya de la memoria histórica de la automoción. Y es una pena, la verdad, porque eran vehículos más que funcionales.

El Seat Altea, por ejemplo, se puso a la venta en 2004 y estuvo vigente comercialmente hablando hasta noviembre de 2015. Entre medias recibió una actualización, pero ni aún así la marca de origen español logró remontar unas ventas cada vez más discretas. El modelo tenía una longitud de 4,28 metros y un maletero con 409 litros de capacidad. Y, por si eso no te parecía suficiente, la mencionada versión XL añadía unos cuantos centímetros y litros. Concretamente 18,7 centímetros a la longitud, que de esta forma quedaba en 4,47 metros, y 123 litros al maletero, que pasaba a ofrecer 532.

Seat Altea
El Seat Altea se vendía tanto en versión convencional como en la XL, de mayor capacidad en todos los sentidos.

La desaparición comercial del Citroën Xsara Picasso se produjo también hace bastante tiempo, y de nuevo supuso la desaparición de un vehículo que ofrecía una gran versatilidad. Con espacio más que suficiente para una familia de tres miembros, ponía a disposición de ésta un maletero de nada más y nada menos que 550 litros, cifra que incluso se podía ampliar hasta los 2.350 si se desmontaban los asientos traseros.

No te pierdas: ¿Se han acabado los monovolumen para siempre?

¿Y por qué desaparecieron estos y otros monovolúmenes compactos? Sí, amigos, lo habéis adivinado. Los SUV han arrasado con todo. Primero empezaron siendo una rareza en el mundo de la automoción, pero con el paso del tiempo -y el crecimiento constante de las cifras de ventas- se han convertido el los modelos más vendidos de todos los segmentos. Incluso entre los coches urbanos. Pero, ¿qué ofrecen este tipo de vehículos respecto a los monovolúmenes pequeños?

Si tomamos como referencia las medidas del Seat Altea, vemos que en lo que a SUV urbanos se refiere se puede equiparar a modelos como el Mazda CX-3, el DS 3 Crossback o el Fiat 500X. Y no, no hemos nombrado a estos tres de forma aleatoria. Lo hacemos porque son sólo tres ejemplos de modelos con interesantes cifras de ventas que, por ejemplo, ofrecen un maletero bastante más pequeño que el que ofrecía el modelo de Seat. Recordemos que éste andaba por los 409 litros de capacidad, mientras que los tres todocaminos nombrados se quedan en 350. Otros modelos muy vendidos como el Kia Stonic o el Hyundai Kona también pecan en este aspecto. ¿Hay algunos que lo superen? Sí, pero son los menos. De hecho, el único que se sitúa a la altura del Xsara Picasso es el nuevo Renault Captur, aunque sus 536 litros de capacidad hay que cogerlos con pinzas porque no están medidos bajo el estándar VDA.

Citroën Xsara Picasso
El Citroën Xsara Picasso ha sido otro de los modelos que ha sucumbido a la moda SUV.

Si tenemos esto en cuenta y que la habitabilidad de los SUV urbanos tampoco llega a la altura de lo que ofrecían los monovolúmenes compactos, ¿por qué los primeros se han impuesto? Desde luego que por sus capacidades todoterreno no. Pero hay que reconocer que estéticamente son mucho más potentes que los antiguos vehículos familiares pequeños. Y no podemos dejar de reconocer que la imagen del coche es uno de los principales motivos de compra, tanto actualmente como hace años. Si tenemos un coche que hace las veces de vehículo familiar y encima es más atractivo para la vista que un monovolumen, ¿cómo no iba a triunfar?

Otro de los puntos muy valorados en los SUV, tanto urbanos como de otros segmentos, es la posición de conducción que ofrecen. Ésta, elevada, crea en el cliente una sensación de seguridad que, a pesar de no ser real, supone otro de los puntos que se valoran a la hora de comprar. Además, con el paso de los años, las cualidades dinámicas de los SUV han mejorado considerablemente. Ya no son esos vehículos torpes y condicionados por las inercias que eran antes. Sí, se siguen comportando peor que sus 'hermanos normales' -por ejemplo, el Renault Clio y el Renault Captur-, pero su conducción es de lo más placentera. Y no nos engañemos, los monovolúmenes compactos tampoco es que fuesen un arén de diversión al volante.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además