Skip to main content
Imagen de perfil de Mario Herráez
La opinión de
Mario Herráez

BMW X7, ¿le hace falta a BMW un SUV así?

Prueba del BMW X7
El mercado manda, los rivales también.

Ya no tiene sentido negar la realidad SUV. Son los dominadores absolutos tanto del mercado como de las líneas de diseño, por no hablar de los titulares de la prensa especializada. Los SUV vende, pero, ¿hasta dónde  tiene que ampliar sus gamas los fabricantes? Fijémonos en el último modelo que ha incorporado BMW a su familia, el BMW X7. ¿Tiene sentido un modelo así?

VÍDEO: BMW X7, todos los detalles de este mastodonte

Empezando por el plano general, podemos afirmar que todo lo que sea un SUV es una buena decisión comercial. Cualquier marca que esté dudando entre arriesgarse con un nuevo modelo, es consciente de que tiene más probabilidades de rentabilizar el movimiento con un todocamino que, digamos, con una berlina o un monovolumen.

Es precisamente por eso que ya podemos identificar en las gamas de los fabricantes dos familias complementarias y casi igual de completas, todocaminos por un lado y resto de modelos por el otro, en las que cada modelo “tradicional” cuenta con un par SUV. Desde este punto de vista, la llegada del BMW X7 tiene todo el sentido del mundo.

BMW X7, el lujo tiene forma de SUV

Otra cosa es el hecho del tipo de coche que es ya que, con más cinco metros de largo, su segmento no es uno de los más boyantes del mercado. Los números indican que donde está el movimiento (y el dinero) es en los segmentos B y C, pero la marca bávara ya tiene representantes en el segundo y es difícil que baje al inferior por una cuestión de imagen.

Y es que esa es la clave del BMW X7. Cuando los directivos planteasen la idea de llevarlo a cabo para posteriormente darle luz verde, en sus mentes no estaban las cifras de ventas. Claro que es un factor importante, pero son otros modelos los que deben sacar el músculo financiero, el X7 es un buque insignia, un modelo de representación, la manera que tiene BMW de decir a sus clientes aquí estamos nosotros.

Su razón de ser es demostrar todo lo que puede ofrecer como marca premium de lujo, aunar bajo el formato de un todocamino grande todo lo que sabe en términos de lujo, confort y tecnología. Se trata de ganar prestigio… y de no perderlo.

No se puede perder de vista que aunque el X7 sea el culmen de BMW en muchos aspectos, también nace para que la clientela no tenga que abandonar la marca cuando busque un modelo de este tipo. Cierto es que los todocaminos premium del segmento D no son los más abundantes en el mercado actual, pero si existen unos cuantos modelos como el Land Rover Range Rover, el Mercedes GLS o el Audi Q7, entre otros, que hasta ahora se llevaban a clientes de BMW.

Las 5 claves del BMW X7

La llegada del nuevo SUV no atiende a números, el BMW X7 no será un superventas (como tampoco lo es ninguno de sus rivales) pero si ayudará a reforzar la imagen de la marca dentro del mercado premium, además de para dar la opción a sus clientes de poder adquirir un todocamino grande sin tener que salir de la compañía.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además