Skip to main content

Noticia

VÍDEO: 'Liarla parda', este es su significado literal sobre cuatro ruedas

Como destrozar tu coche en dos sencillos pasos...

Espero que estéis preparados para disfrutar del vídeo más surrealista que vais a ver en mucho tiempo. Esto es liarla parda y lo demás son tonterías. Para flipar.

VÍDEO: Impactante, después de ver esto siempre te vas a poner guantes

Siempre se piensa que no uno ya lo ha visto todo y que ya nada le puede sorprender. Pues bien, mira este vídeo y dime si después sigues pensando igual. Eso es lo que se llama liarla parda al volante.

VÍDEO: Pegasus pilla a este conductor chateando a 145 km/h

Un conductor pierde el control de su coche y choca hasta en dos ocasiones en menos de 30 segundos. Hay estar muy despistado para hacer esa barbaridad conduciendo. Como consejo te recomiendo que te quedes hasta el final del vídeo.

De mal en peor

El vídeo se prevé cómico. La música ya incita a pensar en algo grotesco, pero la realidad a veces puede superar a la imaginación. Lo que sucede es que un conductor destroza su coche de todas las formas posibles.

Te puede interesar: VÍDEO: Aquí tenéis al tonto del día, vaya desastre

Primero pierde el control y acelera contra de uno de los vehículos que está aparcado en el parking. Le aparta del choque y ocupa su lugar en la plaza. Parece que lo ha hecho aposta para quitarle el sitio. Pero la cosa no acaba ahí.

Cuando ya parece que ha hecho el golpe tonto del día, la cosa empeora. Se encienden las luces blancas de la marcha atrás y el vehículo comienza a moverse. De repente acelera a tope y se choca contra la pared de atrás. La rompe y se le caen hasta los ladrillos encima. Es terrible. Primero destroza el morro contra otro coche y luego revienta la parta trasera con la pared. Difícil de superar.

VÍDEO: Pegasus capta lo que no debes hacer nunca con tu mascota: llevarla delante

No te pierdas el vídeo más surrealista de la semana o del mes. El vídeo que querrás enseñar a todos tus amigos. Es de risa. Como destrozar tu coche en 30 segundos. ¡Dale al play!

Lecturas recomendadas