Skip to main content

Noticia

¿Va a sacar McLaren un SUV?

McLaren SUV

¿Resistirá o se unirá a la moda?

No los vimos llegar. O quizá sí, pero no hicimos caso. Para cuando quisimos darnos cuenta ya estaban entre nosotros haciéndose con el control de todo, desterrando a los otrora líderes del mercado a nichos casi marginales. Los SUV son nuestra realidad y piensan quedarse durante mucho tiempo. La práctica totalidad de marcas han claudicado ante ellos para poder sacar beneficios, pero todavía hay algunas que resisten. No podemos evitar preguntarnos durante cuánto tiempo, y entre ellas ponemos la mirada en una británica: ¿va a sacar McLaren un SUV?

VÍDEO: Los 7 SUV que hacen 4 segundos en el 0 a 100

Según el fabricante es algo que no va a pasar, ni ahora ni nunca. Dan Parry-Williams, Director de Diseño de McLaren, declaró hace unas semanas que “No soy la primera persona que señala que un SUV no tiene nada ni de deportivo de utilizable”, y continuaba comentando que “no es ‘todo es por una razón’, a no ser que esta sea abarrotar las calles”. Esta parte hace referencia al mantra de la compañía, que aboga por el minimalismo y que todo tenga un propósito.

Más claro no se puede decir, ya que teóricamente un todocamino no tiene hueco en la idiosincrasia de la firma, que se dedica a desarrollar superdeportivos ultraeficaces. Ya, claro. Hemos oído eso antes y baluartes a priori más altos y resistentes han caído.

Antecedentes italianos

Los ejemplos son tantos que se nos caen de las manos, pero el más claro es el de Ferrari. A mediados de enero se confirmaba la llegada de un Cavallino SUV probablemente a finales de 2019 o a principios de 2020. De hecho, el prototipo ya está en desarrollo y llevando a cabo pruebas. Sergio Marchionne, consejero delegado del Grupo FCA, comentaba al respecto que aunque sea un todocamino “se verá y se conducirá” como un Ferrari.

Ferrari esperaría duplicar sus beneficios con su futuro SUV

Unas declaraciones medianamente esperanzadoras para los seguidores de la marca italiana, pero que son bastante vergonzosas si tenemos en cuenta que dos años antes el propio Marchionne afirmó de manera contundente al ser preguntado por el hipotético SUV que “tendrás que dispararme primero”. Vayan preparando sus armas, pues.

Nunca digas nunca

Hasta la purista Ferrari ha claudicado, ¿por qué no iba a hacerlo McLaren? A vuelapluma el principal motivo que se nos ocurre es uno: por principios. La actitud y las declaraciones de los responsables de la marca les honra. Los aficionados seguramente celebren la decisión. Pero a todas luces seguramente no sea un movimiento muy inteligente, solo hay que echar un vistazo a la competencia.

Porsche es la que lo comenzó todo. Sumida en una situación financiera complicada (por decirlo de manera suave), a principios de siglo decidió apostarlo todo al Cayenne, un SUV premium de corte dinámico pero que poco o nada tenía que ver con lo que la marca venía haciendo hasta entonces. Fue tomado como un sacrilegio, sí, pero muchos de los que criticaron el movimiento después acabaron comprándose uno.

Las ventas fueron como un tiro, reflotando la compañía y devolviéndole una salud financiera que nunca había conocido. La llegada bastante más adelante del Porsche Macan fue el siguiente paso lógico para aprovechar el rodillo SUV, otra máquina de hacer dinero.

Dinero contante y sonante

Y si fue la alemana la que abrió el camino, con más o menos precaución la han ido siguiente la inmensa mayoría de fabricantes premium. Jaguar se estrenó con el F-Pace, le ha seguido un E-Pace que apunta a superventas y redondea su tridente con I-Pace que, además, suma mecánica 100% eléctrica para terminar de realizar el combo. Bentley no ha parado de sacar versiones del Bentayga, Rolls-Royce continúa con el proyecto Cullinan y hasta una firma especializada como Lotus ha confirmado que está en pleno desarrollo de su SUV.

Lamborghini Urus: el auténtico súper SUV

Aunque quizá el ejemplo que mejor nos casa es del Lamborghini Urus. Las ventas de la italiana van viento en popa, pero según sus cálculos, con el nuevo todocamino estipulan que en 2019, su primer año comercial completo, llegarán hasta las 7.000 unidades anuales, duplicando sus cifras actuales.

Teniendo en cuenta que el Urus arranca en 171.429 euros, es mucho dinero, un pastel muy suculento, como para dejar pasar la oportunidad de competir por él. Puede que en un principio se cuestionase la decisión de McLaren, pero no tardaría en olvidarse y las arcas de la compañía en engordar hasta niveles desconocidos.

Todo sobre McLaren

Lecturas recomendadas