Skip to main content

Noticia

Toyota pasa de los motores turboalimentados en Estados Unidos

Motor turbo de Toyota

Toyota está actualizando su gama de propulsores en Estados Unidos para incrementar la eficiencia, reducir emisiones y mejorar el rendimiento. Y todo ello sin recurrir a la sobrealimentación.

Aunque la tendencia más generalizada entre los fabricantes es el llamado ‘downsizing’, que consiste en apostar por motorizaciones de menor cilindrada pero sobrealimentadas para ofrecer rendimientos similares con un menor gasto teórico de combustible, cada vez más marcas se muestran contrarias a esta moda. La última de ellas es Toyota, que pasa de los motores turboalimentados en Estados Unidos y seguirá mejorando sus bloques atmosféricos.

Así lo asegura una reputada publicación, que indica que Toyota no planea reducir el tamaño de sus motores e incluir turbocompresores en el mercado estadounidense. Con la introducción del renovado Toyota Camry 2018, la marca incorporó a la gama un nuevo bloque que aunque mantiene la cilindrada del anterior, mejora sustancialmente el rendimiento y la eficiencia energética que logra el sedán.

Ben Schlimme, uno de los responsables del departamento de motorizaciones de Toyota North America, ha dicho que la tecnología del nuevo motor 2.5 Dynamic Force del Camry 2018 eventualmente se extenderá al resto de propulsores que la marca ofrece en Estados Unidos. Este bloque genera una potencia máxima de 201 CV y un par de 250 Nm, lo que supone un incremento de 25 CV y 19 Nm con respecto al motor 2.5 que ofrecían antes del restyling y lo que es más importante, logra todo esto consumiendo una menor cantidad combustible.

La tecnología que incluye, a la que la marca llama Dynamic Force, no se usará únicamente en este bloque 2.5 de cuatro cilindros en línea: Ben Schlimme ha indicado que “ya estamos trabajando para llevarla a otros segmentos”. Y eso incluye a los motores V6 y V8 que la marca ofrece en modelos como el Toyota Tacoma o el Toyota Tundra, las dos pick-ups que comercializan en el país. En Europa, sin embargo, las cosas son un poco diferentes, ya que aquí la marca sí que ofrece algunos de sus modelos con motorizaciones turbo de gasolina, como es el caso del Toyota Auris o del Toyota C-HR (aunque no en España).