Skip to main content

Noticia

El Tesla Model 3 sigue mostrando problemas de ajuste y de óxido

Tesla Model 3
El Tesla Model 3 es un coche eléctrico de alta gama. El software interno que incorpora es puntero pero ¿y los ajustes de los materiales? ¿Son iguales?

El Tesla Model 3 es un éxito comercial. Es algo que está fuera de toda duda, y es catalogado como el primer coche eléctrico "del pueblo". Su precio base se asemeja a las berlinas compactas del segmento premium, y respecto a sus hermanos, el Tesla Model S y Tesla Model X, el precio es claramente menor. Además, su tamaño más comedido lo hace un coche más utilizable en las calles estrechas de las ciudades europeas. 

Pese a que es el automóvil pequeño de la familia Tesla, incorpora todos los sistemas sofisticados de la marca. Sigue la misma política vista en el resto de coches en cuanto a actualizaciones de software se refiere. La fórmula que la marca californiana siguió para la creación del Tesla Model 3 ha sido exitosa. El número de encargos iniciales así lo dejaba entrever y las cifras de ventas así lo constatan. Debido a la buena aceptación, el fabricante estadounidense ha tenido que poner todo su empeño en fabricar rápido y en cantidades aceptables este vehículo.

Las prisas en la vida no son buenas, y es algo que también se puede trasladar al mundo de la automoción. Si tratas de hacer un coche con cierta premura, puede que se note. Algo así le ha sucedido a Tesla. Los de Elon Musk tuvieron que ajustar sus líneas de montaje para fabricar el Tesla Model 3 y además tuvieron que poner a trabajar a la planta manufacturera al 100% para poder dar respuesta a la alta demanda del producto. Todo este proceso industrial tuvo lugar en un corto periodo de tiempo. 

No te pierdas: Tesla podría entregar 100.000 coches este trimestre, según Elon Musk

Los propietarios del vehículo suelen aplaudir la solvencia general del producto, la sensación general es la de conducir un "buen coche". Pese a ello, hay dueños del Tesla Model 3 que han enseñado en las redes sociales los fallos existentes en los ajustes del vehículo. Desde la asimetría de las líneas de coincidencia de la carrocería hasta llegar a mostrar otros fallos más problemáticos en los que se observa, por ejemplo, la presencia de óxido.

La firma estadounidense suele dar una respuesta efectiva a estos fallos con su servicio de asistencia. Según el calado del problema, este servicio se hace a domicilio o requiere la atención en el taller. Tesla es una marca que no suele poner pegas, y menos si se trata de errores de fabricación. En cualquiera de los casos, en el Tesla Model 3, de momento todos estas correcciones se realizan bajo la cobertura de la garantía.

Problemas de óxido entre la aleta delantera y el ajuste de la puerta

Un ejemplo de fallo de de ajuste en el Tesla Model 3 es el de la coincidencia entre el borde superior de la aleta delantera y la terminación del pilar A, justo al iniciarse la zona de apertura de la puerta. Al tocarse la chapa, con el paso del tiempo se crea una pequeña zona de óxido. Es un fallo que un coche de nueva fabricación no debe tener. 

Es un error que tiene solución, pero que deja claro que el nivel de revisión de los coches antes de venderlos, en Tesla, podría ser mejor. Otro hecho que constata es la existencia de Tesla Lovers: personas propietarias que pese a que muestran los fallos del coche, generalmente informan por redes sociales sobre su satisfacción con el producto.

Y ya que has llegado hasta aquí, ¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además