Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Tata Sierra EV: el futuro eléctrico (a corto plazo) de Tata

Tata Sierra EV

Un diseño prometedor, pero sin detalles técnicos.

Tata, por mucho que a ojos del pagano sea un fabricante de coches asequibles que no destaquen en exceso, en realidad forma parte del Grupo Tata, que es dueño de nada más y nada menos Jaguar y Land Rover. Músculo económico hay y ahora la marca ha anunciado cómo lo va a aplicar al campo de los coches eléctricos: el Tata Sierra EV.

Es uno de los varios prototipos que el fabricante ha presentado en el Salón del Automóvil de Nueva Delhi, en India, como parte de su objetivo de lanzar 10 modelos de cero emisiones en el mercado indio abarcando todo tipo de segmentos.

De los diversos concepts, el Tata Sierra EV es uno de los más prometedores, un SUV compacto medio que fue mostrado ya en 2020 en una versión muy primigenia, pero que ahora está mucho más cerca de lo que será el vehículo de producción que, si todo sale de acuerdo a los planes, verá la luz en 2025.

 

Presenta una evolución del diseño de la marca, consiguiendo una imagen más moderna y elegante. Destaca lo alto que es el frontal, que además es muy recto y está protagonizado por las líneas horizontales, tanto de los faros como las de la “parrilla” carenada negra que destaca sobre la carrocería plateada.

Cuenta con voluminosas protecciones inferiores que añaden músculo, especialmente en los pasos de rueda, tiene una línea de cintura muy definida y en al zaga se utiliza el truco del pilar C flotante para dar la sensación de una mayor superficie acristalada.

A pesar de su tamaño compacto, el formato de la carrocería, con una gran presencia de las líneas rectas y, sobre todo, con la forma de la zaga, busca maximizar el espacio interior.

El habitáculo es prácticamente el de un modelo de serie, con un volante multifunción achatado en la base, cuadro de instrumentos y consola central formados por pantallas gemelas, botones físicos en la parte inferior y cinco plazas, destacando que los dos asientos delanteros tienen reposabrazos individuales.

Por lo que respecta a su apartado mecánico, hay que concretar que, pese a su nombre, cuando llegue a las calles todo apunta a que, además de una versión eléctrica, también se ofertará con motores de combustión.

No se ha desvelado más información técnica del modelo, más allá de que estará desarrollado sobre la plataforma ALFA (Agile Light Flexible Advanced) del grupo.

Etiquetas:

SUV

Y además