Skip to main content

Noticia

Estilo de vida

Las siete perores cosas que los empleados de McDonalds han vivido en su trabajo

Trabajadora del McDonald's [RE]

Tranquil@, no se te van a quitar las ganas de pedir un Big Mac

Son muchas las leyendas urbanas que circulan entorno a las cadenas de comida rápida. De todas (o casi todas) podemos dudar de su veracidad pero de estas siete cosas que han vivido los empleados de McDonalds en su trabajo no hay duda posible porque las han narrado en primera persona para la edición americana de Business Insider.

1. Sin Coca-Cola de madrugada

McDonalds es el mayor cliente de la marca de refrescos dentro de la industria de la restauración, según el New York Times. Los clientes no conciben no poder pedir una Coca-Cola con su menú de McDonald's, por lo que cuando uno de los grifos de Coca-Cola deja de funcionar la situación se convierte en un enorme problema.

Un empleado de la cadena con dos años de antigüedad en la empresa ha contado a Business Insider Estados Unidos cómo reacciona su establecimiento ante un dispensador averiado de Coca-Cola. "He tenido que conducir hasta un Walmart -supermercado- a las cuatro de la mañana para comprar 30 botellas de dos litros de Coca-Cola para aguantar hasta que pudiéramos reparar la avería", asegura.

2. Perros ladrando en la oreja

Un trabajador de McDonald's con siete años de experiencia se queja sobre los clientes que llevan "molestos" perros que "ladran en mi oreja cuando intento tomar nota de tu pedido".

3. Monederos demasiado íntimos

Un trabajador de Pennsylvania confiesa a Business Insider Estados Unidos que odia ver a la gente que "saca el dinero del sujetador".

"No quiero tocar lo que hace un momento estaba tocando tu carne", explica.

4. Clientes que se dedican a lanzar comida

Lo que cuenta este empleado sucedió en el carril de McAuto: "una vez, una mujer me lanzó avena a través de la ventana del McAuto porque estaba intentando cerciorarme de que había oído correctamente el café que había pedido" .

5. Broncas po el ketchup

"He visto a la gente gritando y protestando cuando no les doy ketchup de primeras, cuando, supuestamente, es el cliente el que tiene que pedirlo  o cuando no he dado todas las salsas extras que querían gratis", explica un antiguo trabajador en Nueva York de la cadena.

Explica que ni los empleados, ni los responsables tienen que dar explicaciones sobre la política de la empresa pero, qué levante la mano quien nunca ha mirado mal al trabajador que le ha dado solo dos bolsitas de ketchup.

6. Comida olvidada en el cuarto de baño

"He visto un helado de chocolate a medio comer en el baño de mujeres" asegura un empleado. "Estaba en el retrete, completamente derretido. No sé cual era el problema de quien fuera que lo dejara allí, pero incluso a día de hoy sigo encontrándolo deprimentemente cómico".

Pero este ejemplo no es un hecho aislado, al respecto de la comida en el baño. Otro trabajador de Illinois, dice que han encontrado suficiente comida en el baño de hombres como para "alimentar a una familia".

7. Niños que comen demasiado rápido

"Una familia estaba saliendo del restaurante cuando su niño de seis años vomitó justo delante de mi", explica un antiguo empleado de McDonald's de Virginia. "Este chico no masticó ni un trozo de comida de su Happy Meal, más bien lo engulló de una sentada".

El antiguo trabajador dijo que la familia "simplemente siguió andando" y ni siquiera se molestó en pedir perdón, limpiar el desorden, o comprobar si el niño estaba bien. El niño volvió a vomitar otra vez en el parking. En ese instante, el empleado contó que el abuelo del niño se puso "visiblemente enfadado".

"Entró de nuevo en el restaurante y me acusó de envenenar al niño, y me dijo que 'limpiara esa m---, es asquerosa' como si fuera mi propio vómito", detalló el antiguo empleado.

"Se le olvidó mencionarme que su nieto había vomitado también en la zona de juegos. Recibí una queja de otro cliente muy cabreado por eso".
 

Lecturas recomendadas