Noticia

El Shelby Series 2 evoluciona el deportivo de hace dos décadas

Shelby Series 2
Alex Morán

Una rareza.

El Shelby Series 2 es el heredero/evolución de un deportivo americano de finales de los 90 y principios de los 2000, el Series 1 (la original en la nomenclatura brilla por su ausencia). Desconocido para mucha gente, se trataba de un descapotable biplaza cuya idiosincrasia ha respetado al máximo, pero elevándola a un nuevo nivel.

VÍDEO: Mira estos 2 Shelby Cobra Roadster subastados por un pastón

Estéticamente es idéntico: predominio de las formas redondeadas, con unas líneas que recuerdan a las primeras generaciones del Dodge Viper, toma de aire central en el paragolpes delantero, extractor en el capó para optimizar la aerodinámica y refrigerar el motor, salidas de aire tras los pasos de rueda delanteros, etc.

Imaginando al Shelby Cobra del futuro

La vuelta a la vida se debe a la colaboración de la marca con Wingard Motorsports, que compró los componentes restantes del Series 1 hace unos años. Por ese motivo utilizará el mismo chasis de aluminio que el original y se producirá solo como “component car”, es decir, sin motor ni elementos mecánicos, faceta que completará el propio Wingard Motorsports aunque solo bajo encargo y con una producción anual de solo 4 unidades.

Por lo visto hasta ahora, ¿no es el mismo coche? Lo cierto es que el Shelby Series 2 comparte gran cantidad de elementos con el original, pero también incluye numerosas mejoras. Gracias a la introducción del aluminio y la fibra de carbono (la carrocería puede ser de estos dos materiales o incluso de titanio) rebaja el peso en un 12%, monta una suspensión deportiva, frenos con pinzas de 6 pistones en las cuatro ruedas, llantas de 19 pulgadas, neumáticos Michelin Pilot Cup 2… y un motor de la Carroll Shelby Engine Company que no se ha especificado, pero que según la compañía habrá varios bloques disponibles y el deportivo puede soportar potencias de hasta más de 800 CV.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.