Skip to main content

Noticia

F1

El secreto de Ericsson: no puede beber agua en las carreras

Marcus Ericsson

Marcus Ericsson no puede beber agua durante las carreras de F1: prefiere no llevar botella y, por tanto, ahorrar peso para ganar tiempo.

Las carreras de Fórmula 1 son tremendamente exigentes y los pilotos que compiten en ellas han de estar perfectamente preparados para las mismas, tanto a nivel físico como mental. Con el objetivo de afrontar las exigentes condiciones dentro del cockpit, los corredores llevan una botella de agua (o algún líquido rehidratante)… o bueno, en realidad no todos la llevan.

Marcus Ericsson

En el Gran Premio de Hungría, Kimi Räikkönen intercambió algunas palabras con su ingeniero de pista por un problema con el sistema de bebida que lleva en el interior del monoplaza. Apretando un botón, el líquido sale de una botella y éste va de forma directa hasta la boca del piloto… salvo si se produce un fallo, que es más habitual de lo que parece.

Ráikkönen no pudo beber durante las 70 vueltas de carrera en una pista cuya temperatura superaba los 55 ºC en el asfalto. Las condiciones fueron extremas para el finlandés, y también para otro piloto de la parrilla, como es Marcus Ericsson, ¡que no lleva bebida en ninguna carrera!

El sueco es uno de los pilotos más altos de la parrilla y, por tanto, uno de los más pesados. Por eso recortar cualquier kilogramo en el coche es primordial (el peso del piloto y coche se mide en conjunto, hasta el final de este año, que cambia la norma), ya que se traduce en una ganancia de tiempo inmediata. El sistema de bebida, con líquido en su interior, puede llegar a pesar 1,5 kg.

Marcus Ericsson

Ericsson ha desvelado este secreto, que no había salido a la luz, a través de su cuenta de Twitter. Y es que lleva, nada más y nada menos, que dos años sin beber ni una sola gota de líquido durante las carreras. Detrás de ello debe haber, sin duda alguna, un gran trabajo de hidratación previo.

“No he tenido un sistema de bebida instalado durante más de dos años, incluyendo hoy (en referencia al GP de Hungría). Pesa alrededor de 1,5 kilogramos, así que elegimos no usarlo por eso mismo. Es solo una de las razones por las que todos los pilotos debemos tener el mismo peso (mínimo).

 

 

A partir de la temporada 2019 de Fórmula 1, los pilotos tendrán un peso mínimo de 80 kilogramos y, si no llegan (que será el caso de muchos de los integrantes de la parrilla) serán lastrados. Esto permitirá a Ericsson volver a beber durante las carreras…

Imagen: Sutton Motorsport

Lecturas recomendadas