Skip to main content

Noticia

Seat somete a sus coches a temperaturas de -40 a 910 grados

Seat Ibiza

Vuelta y vuelta.

El proceso de producción de un vehículo entraña una cantidad de trabajo que la mayoría desconocemos y es que, además de las fases que a priori parecen más relevantes, el desarrollo para por pruebas de todo tipo para cuidar hasta el mínimo detalle. Seat lleva un tiempo desgranándolo y lo último que revela es las temperaturas extremas a las que se someten todos los componentes de sus coches.

VÍDEO: Participamos en el Récord Guinness de Seat 600 en Barcelona

A este respecto, quizá lo que sí es de dominio público es que todos los fabricantes llevan los prototipos de desarrollo a las circunstancias más extremas que puede ofrecer el globo terráqueo. En el caso de la marca española esto supone ir a desiertos con temperaturas de hasta 45 grados donde se prueba la resistencia a la gravilla, la arena y la aspiración del polvo. También recorrer 30.000 kilómetros en el Círculo Polar Ártico hasta a -35 grados.

Pero, por si esto se quedara corto, la cámara climática del Centro Técnico Seat es capaz de llevar los márgenes un poco más allá, rebajando la temperatura mínima a -40 grados y elevando la máxima hasta los 110.

Seat Festival 2018: participamos con un coche 'raro'

Esto tiene diversas utilidades. Por ejemplo, para comprobar como funcionan los asientos térmicos, se baja temperatura a -20 y se dejan activados durante 15 minutos, tiempo en el que alcanzan los 40 grados. El contraste permite ver mediante una cámara térmica si las plazas distribuyen el calor de manera homogénea. Otro caso es del comprobar cómo huelen los componentes del coche a temperaturas elevadas, cuidando que no surjan olores desagradables.

También se utilizan las temperaturas extremas para poner a prueba el desempeño de los componentes mecánicos, como el motor. Los bloques trabajan en ensayos de 12 horas done alcanzan hasta los 910 grados, para ver como desempeñarán su actividad en su vida útil. Tampoco hay que olvidarse de que durante el proceso de fabricación es necesario recurrir a hornos que llegan hasta los 700 grados para fundir las toneladas de aluminio que dan forma a las piezas.

Todo sobre Seat

Lecturas recomendadas