Skip to main content

Noticia

F1

Santino Ferrucci, cuando un piloto no puede hacer las cosas peor

Santino Ferrucci

El joven piloto americano Santino Ferrucci ha dado un lamentable espectáculo este fin de semana en Silverstone... y lo va a pagar caro.

El americano Santino Ferrucci no ha podido hacer las cosas peor en la que ha sido la séptima cita del año de la Fórmula 2 y por ello ha recibido el castigo más duro que se recuerda en este campeonato. Conflictivo, agresivo, imprudente… Ferrucci ha sido excluido de los dos próximos ‘meetings’ de la F2 (cuatro carreras) y casi con total seguridad será despedido de su equipo. El piloto ha emitido una carta de disculpas, pero no ha ganado credibilidad.

Ferrucci casco

Si solo sigues la Fórmula 1, el nombre de Santino Ferrucci te sonará de poco, pero en los últimos días se ha ganado (tristemente) convertirse en noticia. Este joven piloto americano, de 20 años, es el ejemplo de lo que no se debe hacer para ser un piloto de futuro, y no solo hablamos a nivel de resultados.

Ferrucci compite en Europa desde que desembarcó en las categorías alemana, europea y británica de la Fórmula 3 en el año 2014. Después de una temporada de aprendizaje, se centró en la F3 europea en 2015 y consiguió resultados medianamente buenos, entre los que destacaron un podio y 17 carreras en el ‘top 10’.

En 2016 dio el salto a la GP3, donde también fue de menos a más mostrando una buena velocidad, aunque acabó duodécimo en la clasificación final del campeonato. A mediados de 2017 dio el salto a la Fórmula 2, aprovechando un hueco en el equipo italiano Trident, uno de los más veteranos del campeonato.

Desde entonces, como piloto de F2 en el equipo Trident, ha estado habitualmente fuera de los puntos. Ha tenido numerosos accidentes y abandonos, y ha sido un piloto polémico y conflictivo. Lo peor ha llegado este pasado fin de semana en Silverstone.

Accidente contra su propio compañero de equipo

Nada más acabar la segunda carrera de Silverstone de la Fórmula 2, Ferrucci se fue contra la parte trasera del coche de su compañero, el indio Arjun Maini, con el que había luchado sobre la pista. Fue una acción deliberada, lo hizo queriendo, y dañó ambos coches justo tras ver la bandera a cuadros. Enfadado por no haberlo podido superar, tuvo una reacción absolutamente antideportiva en una categoría donde los jóvenes pilotos son formados de cara a un posible salto a la F1.

Por esta razón, Ferrucci fue llamado a la sala de comisarios, donde tendría que dar explicaciones sobre lo ocurrido. Para sorpresa de todos, el americano no asistió a la reunión en dirección de carrera. A todo esto se unió un enorme altercado en el box y carpa del equipo Trident, que según ha trascendido, incluyó destrozo de mobiliario por parte del piloto y de su padre.

Ferrucci en Silverstone

Pero hay más. El domingo el piloto fue visto montado en el coche de Fórmula 2 desprovisto de un guante y con el teléfono móvil en la mano, en el camino que va desde el paddock hasta el pit-lane. Aunque en estos momentos los monoplazas son desplazados con la fuerza de los mecánicos, el reglamento estipula que no se ha de usar un aparato electrónico como el móvil y mucho menos dejar de equipar un elemento de seguridad.

Al final de la tarde, una vez acabada la carrera de F1 y tras un espectáculo lamentable, la Fórmula 2 decidió aplicar una de las sanciones más duras que se recuerdan en el campeonato: Ferrucci no podrá participar en las cuatro próximas carreras del campeonato, las dos de Hungría y las dos de Spa-Francorchamps. También tendrá que pagar 66.000 € como castigo económico.

 

 

Además, el equipo Trident ha puesto en manos de sus abogados la continuidad de Ferrucci en la escudería. Si el contrato se rompe, difícilmente otro equipo lo acogerá, teniendo en cuenta de lo que es capaz el americano.

Intentó homenajear a Donald Trump… pero se lo negaron

Santino Ferrucci

La historia de Ferrucci traerá mucha cola y saldrán muchos trapos sucios a la luz. Ha trascendido, horas después de conocerse la sanción al americano, que solicitó a la Fórmula 2 lucir el eslogan en su coche “Trump – Make America Great Again”, usado por el presidente de Estados Unidos en su campaña rumbo hacia la Casa Blanca. En su objetivo por prohibir mensajes políticos, la F2 negó el permiso.

Un joven al que no le han faltado oportunidades

Santino Ferrucci

A pesar de ser calificado como un piloto impulsivo y agresivo desde su tiempo en la Fórmula 3, las oportunidades a Ferrucci nunca le han faltado. Es piloto de desarrollo del equipo Haas de Fórmula 1 desde 2016, lo que le ha permitido realizar varios test con el monoplaza americano desde hace dos años.

Así mismo, este año ha debutado en la Indycar americana. Ocupando el hueco dejado por Pietro Fittipaldi en el equipo Dale Coyne Racing tras su accidente en las 6 Horas de Spa, Ferrucci ha participado en dos carreras en el certamen americano… donde no tuvo demasiada suerte y se tuvo que conformar con un 20º y 22º puesto.

Ahora Ferrucci – y su entorno – tienen la gran oportunidad de aprender de sus errores y, como han hecho otros pilotos que fueron sancionados en el pasado, de volver más fuertes. Solo depende de ellos conseguirlo.

Ferrucci pide disculpas a través de Twitter

El piloto americano, consciente de la polémica de la que ha sido protagonista, ha publicado una carta en Twitter en la que pide disculpas tras lo sucedido en Silverstone. A pesar de pedir perdón al campeonato, a patrocinadores... se ve como una mera formalidad para perjudicar tan poco como sea posible su carrera deportiva. La reproducimos de forma íntegra a continuación.

"Quiero enviar mis más sinceras disculpas por mis acciones el domingo en la carrera de Fórmula 2 en Silverstone. Al final de la carrera asumí muy mal la situación y me acerqué demasiado a mi compañero de equipo, Arjun Maini, y rocé su neumático. Afortunadamente no dañé su coche. No hubo intención ni premeditación en mis acciones, solo enfado y frustración, porque ha sido un año horroroso. No tengo más excusas que el hecho de que soy un italoamericano de veinte años con una gran pasión por las carreras. Ha habido una gran provocación, que me llevó a este lapsus mental... esto sigue sin ser una excusa y me aseguraré de que no vuelva a suceder", explica.

"Soy consciente de que he avergonzado a mucha gente y por eso me disculpo con los patrocinadores, con Trident (su equipo), los pilotos, Haas F1, la FIA, la Fórmula 2, mis seguidores, amigos y familiares", continúa.

"También quiero pedir disculpas a los comisarios de la FIA por no haber podido acudir a la reunión. Fui seleccionado al azar para hacer un test de drogas, al igual que otros pilotos, y por eso llegué al paddock con una hora de retraso. Hice las maletas rápidamente y tuve que irme al aeropuerto para coger un vuelo hacia Estados Unidos para poder llegar a tiempo a un problema médico familiar urgente y sensible. Me avisaron de la reunión con los comisarios cuando me marchaba y envié un correo electrónico a mi jefe de equipo para que les informara y explicara que tenía que marcharme", concluye.

 

Imagen: Sutton Motorsport

Lecturas recomendadas