Skip to main content

Noticia

F1

Rory Byrne, el ingeniero de 76 años que devuelve la confianza a Ferrari

Rory Byrne

Rory Byrne, a la salvación de Ferrari (otra vez).

Rory Byrne es toda una eminencia en la Fórmula 1. Este ingeniero sudafricano de 76 años fue clave en los logros de Ferrari y de Michael Schumacher en los 2000, pero también en los títulos del Káiser con Benetton en 1994 y 1995. De hecho, fue Michael quien pidió que lo ficharan para Ferrari cuando él llegó. Ahora vuelve al rescate, como asesor y más peso dentro del equipo, para tratar de rescatar a una escudería que ha empezado este 2020 alejada del podio y que si no resuelve los problemas a tiempo, puede arrastrarlos en los próximos años.

VÍDEO: Previo GP Gran Bretaña 2020, ¿puede alguien con Hamilton?

Rory Byrne es uno de los diseñadores más exitosos de la historia de la Fórmula 1. Su trabajo ha reportado importantes éxitos a los equipos por los que ha pasado y ello le pone a la altura de otros grandes como Adrian Newey o Colin Chapman. Los dos títulos de Benetton en 1994 y 1995 con sus coches, años en los que Michael Schumacher fue campeón del mundo, le convirtieron en una de las claves del éxito de aquel proyecto.

Fue por ello por lo que Schumacher, cuando se marchó a Ferrari, pidió a la Scuderia que le fichara. Byrne llegó a la formación de Maranello para sustituir a John Barnard y allí, junto con Schumacher, Ross Brawn y otros ingenieros, marcó una era. Los éxitos tardaron en llegar, puesto que Schumacher fichó por Ferrari para 1996, Byrne llegó en 1997 y hasta 1999 no se ganó el primer título. 

Pero entre el 2000 y 2004, no hubo otro piloto ni equipo que ganara los campeonatos en juego. Schumacher y Ferrari arrasaron con todo. Cuando Michael se retiró, a finales de 2006, también lo hizo Byrne, cediendo su batuta a Aldo Costa, su asistente desde 1998. 

Rory Byrne y Schumacher

A pesar de su retirada de la primera línea de batalla, Byrne ha recibido la llamada de Ferrari en numerosas ocasiones para resolver los ‘desastres’ de la Scuderia. Primero fue entre 2006 y 2009, cuando fue asesor técnico. Después, en 2012, volvieron a pedirle ayuda tras el complicado inicio de temporada, aunque Alonso acabara luchando or aquel campeonato. De cara a 2014 (otro coche que fue un desastre) también pidieron su asesoría.

Desde entonces ha sido calificado como una especie de “mentor” para el departamento técnico de Ferrari, pero ahora la Scuderia le dará mayor peso a sus consejos. Mattia Binotto así lo anunció en el comunicado en el que se notificaba la creación del departamento llamado “Performance Development”, dirigido por Enrico Cardile con la asesoría de Rory Byrne.

Con este departamento, creado tras una reestructuración técnica de la escudería, Ferrari tratará de resolver los problemas que se han encontrado en este 2020. Su SF1000 no es competitivo, está lejos del Mercedes y ni tiene potencia ni cuenta con un chasis óptimo. Actualmente Ferrari es quinto en el Mundial y si se descuidan, acabarán peor aún.

Imagen: Motorsport Images 

Y además