Skip to main content

Noticia

Richard Hammond y su familia, robados y gaseados mientras dormían

Hammond al volante de un Porsche

Tenía unos cuantos invitados en casa, todos fueron víctimas de los ladrones

Nadie está libre de que le suceda lo que la ha pasado a Richard Hammond y su familia que han sido gaseados y robados mientras dormían.

Es más, si te llamas Richard Hammond, eres presentador de un conocido programa de televisión y pasas tus vacaciones en una lujosa villa de St. Tropez (Francia) con un montón de adinerados amigos, las posibilidades de ser víctima de un grupo de ladrones se multiplican.

El presentador de Top Gear ha denunciado que él, su familia y un grupo de amigos fueron robados y gaseados mientras dormían.

Según las declaraciones de la mujer de Hammond recogidas por el diario The Sunday Express, no se dieron cuenta de nada "hasta que Richard me llamó y me dijo: ¿habéis mirado vuestras carteras?".

VÍDEO: Richard Hammond estrella un coche de 2 millones de libras

"Todos miramos nuestras carteras y bolsos, y el dinero había desaparecido. No faltaba nada más”, cuenta Mindy, la mujer de Richard Hammond.

Todo sucedió mientras dormían

La esposa de Hammond cuenta que cuando despertó se dio cuenta de que todas las habitaciones de la lujosa mansión de St. Tropez en la que estaban pasando unos días de descanso estaban abiertas, pero que nadie notó nada extraño esa noche.

A pesar de que no se dieron cuenta, los ladrones habían entrado habitación por habitación. "Fueron donde quisieron, abrieron y cerraron los cajones, buscaron los bolsos, etc.", apunta Mindy. 

Es por eso que están convencidos de que los amigos de lo ajeno utilizaron gas sedante o algún otro elemento que les dejó sin conciencia mientras les robaban.

En vídeo: el primer accidente de Hammond en Top Gear

A Jenson Button le pasó lo mismo en 2015

Lo de gasear a sus víctimas para que no sean conscientes de que están siendo robadas parece una técnica que emplean desde hace tiempo los ladrones que irrumpen en las mansiones más lujosas de St. Tropez.

Tirando de hemeroteca, recordamos que en 2015, Jenson Button denunció haber sufrido un episodio similar, aunque nunca se pudo demostrar.

 

Lecturas recomendadas