Skip to main content

Noticia

Recorre más de 22 km. con un hombre encima de su coche

Recorre más de 22 km. con un hombre encima de su coche

Los hechos ocurrían en Memphis cuando un hombre que se había pasado con el alcohol se subió en la tapa del maletero y se durmió. El propietario del coche no se percató del hombre y tras acabar la cena cogió su coche para regresar a casa.

No te pierdas: 'El Ford Taurus desembarca en China'

Un titular de los que dejan huella, de los que hay que leer un par de veces. Y es que parece imposible que alguien pueda recorrer 22 km. sin darse cuenta que lleva un hombre encima de su coche, y lo que es peor, que ese hombre ni si quiera se dé cuenta. Los hechos ocurrían en Memphis cuando un hombre que se había pasado con el alcohol se subió en la tapa del maletero y se durmió. Ver para creer.

En este enlace puedes ver el vídeo en el que se habla de lo sucedido. Según cuentan las autoridades, la pasada noche un hombre se acercó a un coche que estaba aparcado en un restaurante de Tennessee. Había bebido así que decidió echarse una “pequeña siesta” encima de la tapa del maletero de un Ford Taurus. El propietario del coche americano, que cenaba con su mujer en el restaurante, no se percató del hombre y tras acabar la cena cogió su coche para regresar a casa.

VÍDEO: Las cinco claves del Ford Mustang

Cuando llevaban 22 km. recorridos un policía les dio el alto. Al pararse, el agente de policía les preguntó si tenían conocimiento de que un hombre viajaba en la parte trasera de su vehículo, justo encima del maletero. "El oficial se acercó y dijo: 'Sr. ¿sabe que hay un cuerpo en su maletero? No estoy jugando con usted. Hay un cuerpo en su maletero”, contaba el Sr. Webb a los periodistas, propietario del Ford.


La sorpresa fue mayúscula cuando se bajaron del coche y vieron la escena. Aquel hombre permanecía dormido, sin darse cuenta de lo que estaba ocurriendo a su alrededor. Increíble. “Así que salí. Caminamos alrededor y todavía estaba allí, todavía inconsciente, simplemente acostado allí ", concluía el Sr. Webb.

Lecturas recomendadas