Skip to main content

Noticia

En esta reacción en cadena salió todo mal

reacción en cadena
Cuando parece que la situación no puede torcerse…

Hay veces que dependes de tu habilidad al volante para salir airoso de lances peligrosos, pero otras es cuestión de suerte y, si no es el día, es posible que hasta la maniobra más inofensiva acabe en un auténtico desastre. Son situaciones en las que nadie quiere estar, pero que gracias a las cada vez más habituales dash-cam tenemos posibilidad de ver a menudo.

Todos los coches nuevos que se van a lanzar en 2019

No andamos muy desencaminados si decimos que posiblemente sea la peor reacción en cadena que hemos visto nunca:

La situación tuvo lugar el pasado 18 de mayo en Moscú, durante un día soleado en una vía con tres carriles. El tráfico era bastante denso pero fluido, y los coches iban a una velocidad que no se antoja excesivamente elevada.

Cómo rellenar un parte amistoso en tres pasos

El SUV Mercedes negro que se ve en primer plano cambia de carril a la derecha, presumiblemente porque está algo más despejado que el central, pero es justo lo mismo que piensa el conductor del vehículo que le precede, un Land Rover blanco. Sin embargo, si la maniobra del primero ya está mal hecha porque no señaliza, la del segundo es todavía peor, porque es mediante un volantazo y sin mirar, lo que acaba suponiendo un buen golpe al todocamino alemán.

La mala suerte hace que este se ponga sobre las dos ruedas derechas, cambie a las dos ruedas izquierdas e impacte contra un poste antes de quedarse volcado sobre el techo… y de que este caiga, derribando la línea de alta tensión. Ni habiéndolo preparado hubiera salido así la cosa.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además