Skip to main content

Noticia

¿Puede el Mercedes CLS 2018 comerse al Mercedes Clase S?

Mercedes CLS 2018

El avance experimentado por la última versión del Mercedes CLS lo ha acercado más que nunca a la Clase S, sobre todo si hablamos del Coupé. ¿Supone esto un riesgo en el sentido de que el primero canibalice al segundo? ¿Van dirigidos al mismo tipo de público? Vamos a tratar de echar luz sobre este espinoso asunto...

Hace aproximadamente tres lustros que el CLS de Mercedes llegó al mercado abriendo brillantemente el subsegmento de las berlinas deportivas 'premium'. Su gran secreto siempre fue una personalidad muy marcada que, con el paso del tiempo, se ha ido diluyendo en cierto modo. En parte por culpa de su propia evolución -ahora tenemos un Mercedes CLS 2018 que se parece más que nunca a algunos de sus hermanos- y en parte porque ya no es ni mucho menos un lobo solitario entre su especie. De hecho, dentro de la propia marca de la estrella puede llegar a tener 'rivales', si es que se les puede llamar así. El Mercedes Clase S, por ejemplo, especialmente si hablamos de la variante Coupé.

De esta manera, ¿corren el riesgo los alemanes de que los clientes de la Clase S empiecen a pensar en el CLS como una alternativa real? Aquí habría que distinguir dos grupos de compradores. Por un lado, los que llevan tiempo en la marca y ya poseen un Clase S -sea cual sea-, y por otro, los que ascienden desde debajo del CLS o jamás han tenido un Mercedes. Entre los primeros, nos cuesta mucho pensar que alguien quiera bajar de nivel. De hecho, para demostrarlo, podemos hacer cada uno un ejercicio personal. Cuando cambiamos de coche, ¿quién piensa en comprarse algo 'peor' que lo que tiene? Nadie, salvo en casos de extrema necesidad. Pues imaginad esto con una cantidad de ceros en la cuenta corriente suficiente como para acometer una operación así.

No te pierdas: Diferencias entre los coupés de la Clase C, la Clase E y la Clase S

En cualquier caso, insistimos en una idea, el peligro que tienen en el seno de la marca alemana es que el cliente opte por adquirir el nuevo Mercedes CLS 2018 en lugar de un Mercedes Clase S Coupé. Un servidor no ve signos de posible canibalización en el resto de variantes del buque insignia de los de la estrella ya que son vehículos de corte diferente. Alguien que busque un Clase S 'convencional' quiere un coche señorial sin concesiones deportivas que lo adornen. Si por el contrario ya se busca un toque más dinámico, es cuando pueden empezar los conflictos.

¿Mercedes CLS 2018 o Mercedes Clase S Coupé?

Para responder a esta pregunta habría incluso que analizar la personalidad del futuro comprador. ¿Por qué? Porque todo se resume a una cuestión que puede valernos para muchas situaciones de nuestra vida. ¿Prefieres ser cabeza de ratón o cola de león? Y es que la duda se acrecienta todavía más cuando ves cómo luce el ratón...

Comparaciones aparte, en el caso de ser un cliente que solamente tuviese una bala económica en la recámara, seguramente preferiría gastar ésta en un Mercedes CLS 2018 cargado hasta arriba que hacer ninguna concesión en el Mercedes Clase S Coupé, teniendo en cuenta no obstante que éste viene ya de serie con un cargamento de postín. Si por el contrario tengo el músculo suficiente como para invertir en un Clase S Coupé como es debido -y entendedme bien con esto-, me iría sin pensarlo a por él.

De esta forma se puede concluir diciendo que sí que existe cierto riesgo de que el CLS le coma algo de terreno al Clase S, pero éste es tan pequeño que podría estar incluso calculado dentro de la propia Mercedes. Ya sabéis, un cliente que sí tenga mucho dinero pero no una cantidad ilimitada del mismo y que además piense en una berlina de tintes deportivos puede dudar entre ambos coches. El resto, no.

Lecturas recomendadas