Skip to main content

Noticia

Prueba: Honda Clarity. ¿El futuro ya está aquí?

Prueba: Honda Clarity
Redacción Auto Bild

Agua: es lo único que sale por su tubo de escape.

¿Eres tímido y no te gusta ser observado? Entonces, mejor no te plantees comprar este coche. Cada vez que paramos en un semáforo, se giran cabezas y nos señalan con el dedo con caras de asombro, cuando no desenfundan sus móviles para hacernos fotos. Te contamos la experiencia al volante. Prueba: Honda Clarity. ¿El futuro ya está aquí?

VÍDEO: ¡El coche de pila de combustible de Toyota en acción!

Y es que el diseño de este Honda, con su corta batalla y sus grandes voladizos, llama la atención se mire como se mire. Y su tecnología es tan futurista como su aspecto. Es totalmente eléctrico, pero en lugar de cargarse en un enchufe durante una larga espera, el Clarity produce la energía por sí mismo. 

Bajo el capó lleva una pila de combustible en la que el hidrógeno reacciona a al aire. Eso produce electricidad y agua, que sale por el tubo de escape. Como lo oyes: agua cristalina, en lugar de sucios gases. 

Suena complicada, pero se conduce con mucha facilidad. Y es que Honda hace tiempo que dejó atrás la fase experimenta de este modelo. Todo se ve ahora, y funciona, como en un coche de gran serie: aprieto el botón de encendido, lo pongo en posición D, y como en otros coches eléctricos, la aceleración es digna de mención: aunque pesa 1,9 toneladas, este Honda es capaz de llegar a los 100 km/h desde parado en solo 8,7 segundos, y alcanza los 60 en 4,4 segundos.

Pero estos datos no reflejan las sensaciones al volante: te sientes realmente bien, posiblemente mejor que todos los conductores que te rodean, porque por la parte de detrás no sale CO2 ni NOx. ¿La polémica por la prohibición de los diésel? A ti no te afecta. La sensación de limpieza al volante no tiene precio. 

El futuro será algo parecido a esto

Que el navegador parezca del pleistoceno, o que dentro casi el único material empleado sea el plástico, o que el tanque de hidrógeno reduzca considerablemente el tamaño del maletero de este coche de casi cinco metros, no debería importarte. 

Prueba: Honda Clarity

En su lugar, mejor pisa a fondo, siente el patadón en el respaldo y comienza un nuevo viaje mientras piensas que el futuro, posiblemente, será así. Al menos, cuando haya más surtidores de hidrógeno. Y, de momento, no es más barato que el combustible tradicional. 

En Estados Unidos tiene un precio en torno a los 60.000 dólares. En Europa, aún está por ver, pero queda claro que será caro. Uno de los pocos defectos del Honda Clarity, que se hace querer desde el primer momento.

Y ya que has llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?
 

Lecturas recomendadas