Skip to main content

Noticia

Prueba: DS X E-Tense. ¡Así 'conduciremos' en 2035!

Prueba del DS X E-Tense

La misión del prototipo DS X E-Tense es mostrarnos cómo conduciremos en 2035. Nosotros ya nos hemos dado una vuelta, a modo de viaje en el tiempo, para contarte cómo ven el futuro en la marca francesa. Ya nos dejaron alucinados cuando probamos otro prototipo, el DS E-Tense, aunque ese tenía más que ver con un coche de serie. 

VÍDEO: DS X E-Tense, así es el coche del futuro en movimiento

Primero, la buena noticia: aún existirá el volante. La mala: estamos convencidos de que las formas de este DS X E-Tense tendrán muy poco que ver con las de los coches de serie de dentro de 15 años. Pero suele suceder: cuando a uno de le dejan en sus manos un prototipo para dar rienda a la creatividad, suelen resultar los automóviles más inverosímiles que uno pueda imaginar, y esto es lo que les ha ocurrido a los diseñadores de DS, la marca 'premium' de Citroën.

¿Están locos estos galos?

Aunque bien mirado, no deberíamos subestimar el derroche de originalidad de sus creadores: no olvidemos que en los años 50, DS lanzó el Tiburón, una nave espacial en la época, y hoy, uno de los diseños más valorados de la historia del automóvil. Aunque, en nuestra opinión, con este prototipo se han pasado desmontando paradigmas: los pasajeros van bajo una cúpula acristalada independientes del conductor, dos asientos en fila, el de delante, de emergencia y desmontable.

En el lateral va escondida una máquina de café, y el suelo, es transparente. En la parte frontal, un salpicadero de integra un avanzado sistema de audio, y en el la superficie acristalada se proyectan desde información a películas. Por supuesto, el coche es totalmente autónomo, pero los chicos de DS han pensado en todos aquellos que disfrutan de la conducción. Por eso añaden un puesto independiente y descubierto en el lado izquierdo, al que se accede por una puerta de tijera.

Prueba del DS X E-Tense

Aquí sí encontramos algo parecido a un cockpit tradicional, con pedales y volante. En el eje delantero van instalados dos motores eléctricos, que en conjunto rinden 540 CV, aunque según nos dicen, en modo "Carrera" serán más. Según los de DS serán "silenciosos como una brisa".

¡En marcha!

Pero en esta primera vuelta, la realidad es otra: suena como un tranvía de los años setenta. Por lo demás, el comportamiento es sorprendente bueno para tratarse de un prototipo. Una pena que con estas temperaturas, unidas al mal estado de las carreteras francesas por las que nos ha tocado llevarlo, hayamos tenido que conducir este prototipo de forma muy comedida. Pero al menos, sí que nos hemos quedado con muchos detalles que, en un futuro próximo, no serán de ciencia-ficción.

Y además