Skip to main content

Noticia

Motor

Prueba del Boldmen CR 4: un BMW Z4 (muy) vitaminado

Zaga Boldmen CR 4

Muy caro, pero también muy exclusivo: Friedhelm Wiesmann vuelve a fabricar coches bajo la marca Boldmen. El primer modelo es el roadster de fibra de carbono CR 4. Ya lo hemos conducido

Cuando finalmente echó el cierre el fabricante de coches deportivos Wiesmann en 2014, todos pensamos que la simpática compañía no merecía tal final. Y hemos estado extrañando sus coches desde entonces. Deportivos ‘indies’ basados en BMW con un aspecto inconfundible y opciones de personalización casi infinitas. Algo así simplemente nos faltaba desde entonces.

Ahora la espera ha terminado, aunque el fabricante regresa con un nombre diferente: Boldmen. 

La idea detrás de esto vino de Friedhelm Wiesmann, quien aportó la experiencia a la familia Käs de Welden, cerca de Augsburgo, para la parte técnica; aquí también se encuentra la sede de Boldmen. 

El padre, Harald se hace cargo de la parte comercial, y su hijo Michael gestiona el desarrollo y la producción. No les falta experiencia en el trato con nuevos diseños y fibra de carbono.

 

Belleza con alma BMW

El Everytimer vino de la pluma de Käsche - un festín abierto para los ojos en el estilo BMW 02 basado en la Serie 1 Cabrio.

El hecho de que ambos socios tengan una cierta conexión con BMW naturalmente ayuda a la hora de elegir una base. El CR 4 fue una vez un BMW Z4 M40i. Con 340 CV y al menos 63.100 euros más caro. 

Motor Boldmen

Y es que cada parte de la carrocería se diseñó desde cero y se fabricó minuciosamente con fibra de carbono.

Aún más cerca de su donante de genes

Esto reduce el peso del vehículo a menos de 1,5 toneladas. Cuando das un portazo, puedes sentir claramente cuánto menos voluminoso se ha vuelto todo el automóvil. 

Sin embargo, en comparación con el viejo Wiesmann, el Boldmen está técnicamente mucho más cerca de su donante de genes. La razón de esto es que los automóviles modernos están mucho más interconectados que entonces, y a las nuevas centralitas no les gustan nada las intervenciones en profundidad.

Cockpit Boldmen

Sin embargo, querían diferenciarse lo más posible, y lo lograron gracias a un diseño realmente innovador. La carrocería se ha ensanchado, el morro distintivo se extiende mucho y es muy aerodinámico. Cualquiera que no sepa de donde proviene, clasificaría el CR 4 media clase por encima del Z4. 

Conducción

Esto se corresponde con el hecho de que el rendimiento de conducción aumenta notablemente. Boldmen anuncia 3,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, y tras la prueba, sin duda nos lo creemos a pies juntillas.  

Los 68 CV adicionales son claramente perceptibles, el empuje hacia adelante asombroso. El sistema de escape, que ha sido rediseñado desde cero, acompaña todo el rato con un sonido robusto, pero no molesto.

Lo que nos gusta del chasis es que el CR 4 maneja los baches con decisión pero sin sacudidas. Se conduce con más firmeza que un Z4, gira con precisión, casi no se permite ninguna inclinación lateral y, si es necesario, desliza discretamente su parte trasera en la salida de la curva. 

Morro Boldmen

El volante recién tapizado, que de alguna manera se siente más manejable, es agradable, pero el salpicadero es claramente BMW. 

El resto del interior del modelo "First Thirty" que manejamos está completamente cubierto de cuero y parcialmente pintado en el color de la carrocería; Y es que apenas hay límites cuando se trata de individualidad. Para muestra, el precio de nuestra unidad de prueba: 184.900 euros en Alemania. 

Conclusión

El precio es elevado, pero Boldmen ha mejorado la base técnica del Z4 de manera tan convincente que no vemos al Boxster como un posible rival, sino más bien a un 911 convertible. Resumiendo, respecto al Z4: menos peso, más potencia, excelente chasis.

Etiquetas:

Coches deportivos

Y además