Skip to main content

Noticia

Motor

Primera vuelta en el nuevo Mercedes Clase C: ¡más deportivo que nunca!

Nuevo Mercedes Clase C

El Mercedes Clase C nunca ha sido tan ágil: y es algo que ya hemos percibido desde el asiento del copiloto en esta primera vuelta en un prototipo

Para resumir, empezaremos diciendo que el nuevo Mercedes Clase C, cuando llegue a la serie, estará concebido como un pequeño Mercedes Clase S. Esto es: un sedán sorprendentemente bien aislado y al mismo tiempo, ágil en las curvas.

Eso es lo que dice la marca, claro, pero nosotros lo hemos corroborado con las sensaciones que nos ha transmitido yendo de acompañantes. Para ponernos al volante deberemos esperar un poco más: este Mercedes no saldrá al mercado hasta junio de 2021.

Un interior “engañoso”

Interior nuevo Clase C

Y no lo decimos en el mal sentido, sino todo lo contrario. A bordo  de este Mercedes C 300 de preserie, casi podría pensar que estoy sentado en un Clase S. Y eso es mucho decir, ojo: estamos hablando un modelo que está dos segmentos por debajo del buque insignia de la marca. Pero el interior del C y el S son muy similares. 

Vemos una pantalla detrás del volante y en la consola central otra de 11,9 pulgadas para el navegador, el aire acondicionado y todas las virguerías multimedia imaginables. Es casi tan grande como la del Clase S, pero ligeramente inclinada hacia el conductor. Seis grados, para ser precisos. 

Traseras nuevo Clase C

En nuestro chequeo de conectividad, hemos encontrado el mismo nivel de infoentretenimiento que en la Clase S, no hemos echado nada en falta. 

Menos ruido aerodinámico

Morro nuevo Clase C

Dos palabras clave en las especificaciones son: deportividad y confort. Respecto a la segunda, después de los primeros kilómetros, ya queda demostrado que esta berlina es un prodigio. Ha mejorado mucho el aislamiento, ha utilizado una mejor espuma de carcasa y se nota que se ha afinado al máximo en todos detalles. Resultado: menos ruido de viento y mucho más silencioso, por tanto

27 caballos eléctricos adicionales

¿Y la deportividad? Nuestro C 300 tiene un cuatro cilindros de dos litros con 258 CV, más 27 CV, que están disponible durante unos 20 segundos al acelerar. 

Mercedes instala un sistema de 48 voltios en los motores de gasolina (tipo M 254) y diésel (OM 654), con un generador de arranque integrado que garantiza que la conexión por fricción funcione sin sacudidas o similares. 

Piloto del nuevo Clase C

En nuestra unidad de gasolina esto queda corroborado, y tiene toda la pinta de que en el diésel la suavidad será algo nunca visto en un motor así dentro de un coche de este segmento. Según Mercedes, los motores también emitirán de seis a diez gramos menos de CO2.

La berlina tiene hambre de curvas

Pero estábamos hablando de deportividad. Nuestra Clase C tiene la dirección del eje trasero opcional, de modo que las ruedas posteriores giran hasta 2,5 grados. Lo notamos de entrada con el radio de giro de 10,6 metros, medio metro menos de lo normal. 

Volante del nuevo Clase C

Pero por fin enfilamos una carretera comarcal y nuestro conductor, el director de pruebas de la Clase C, Christof Kühner, toma las curvas como si estuviera sentado en un AMG: unos pocos movimientos de dirección son suficientes, el coche está siempre dispuesto a tomar el siguiente giro con un aplomo abrumador. 

El especialista lo resume muy bien: “Hace exactamente lo que quiero". ¿Se puede decir que Mercedes ha fabricado un BMW Serie 3 con una estrella plantada en la parrilla delantera? De momento podemos decir que va en esa dirección. Pero lo constataremos en cuanto tengamos la primera unidad de prueba del modelo de serie. 

Conclusión

Trasera nuevo Clase C

Más espacioso, más deportivo, más cómodo. Después de siete años, la Clase C está obteniendo un digno sucesor. La clase media de Stuttgart nunca ha sido tan inteligente (tecnológicamente halando), ni tan grande y ágil.

Más:

Berlinas

Y además