Skip to main content

Noticia

Porsche lleva sus 28 GT3 Cup a México en un vuelo transatlántico

Transporte Porsche 911 GT3 Cup

Porsche se ha llevado sus 28 GT3 Cup a México en un vuelo transatlántico con un Boeing 747-400 F desde Stuttgart. También se llevaron todo el equipo necesario.

El proceso de transporte de los vehículos de carreras de un circuito a otro alrededor del mundo es una tarea complicada que conlleva el desplazamiento de toneladas de material y coches. A menudo, este proceso cae en el olvido, pero hoy vamos a conocer cómo Porsche se ha llevado sus 28 GT3 Cup a México en un vuelo transatlántico empleando un Boeing 747-400 F desde Stuttgart (Alemania).

No te pierdas: Porsche 911 GT3 Cup de Playmobil, tu 911 de carreras por menos de 50 euros

El aterrizaje del enorme avión de carga ya crea la suficiente expectación, pero su inusual carga es la que más llama la atención. La firma alemana alineó sus 28 Porsche 911 GT3 Cup para cargarlos en el Boeing junto a toneladas de equipo y material necesario para las carreras. También contrasta la altura del descomunal Jumbo Jet con la de los Porsche 911 de competición, 19,5 metros de altura frente a los 1.250 mm de los coches.

Transportar 28 911 GT3 Cup de Alemania a México no es sencillo

Todo comienza con la preparación. Unos días antes del vuelo programado, los equipos Porsche dejaron sus coches y todo el material necesario en la zona de carga del aeropuerto de Stuttgart. Para conseguir que los 28 Porsche 911 GT3 Cup cupieran en el avión, se retiraron los splitters delanteros y los alerones traseros. Además, por razones de seguridad, a los vehículos se les retira tanto la batería como el combustible de los depósitos.

Para situarlos en el interior del Boeing 747-400 F, los Porsche 911 GT3 Cup se almacenaron de dos en dos, uno encima del otro, con un peso de 560 kilogramos cada uno. Los operarios del aeropuerto levantan cada paquete de dos vehículos con sus carretillas elevadoras para introducirlos en la aeronave. Este proceso, además de cargar todo el equipo necesario, requiere de más de tres horas de trabajo.

Ya en el aire desde Alemania, los coches y el valioso equipo harían una escala en Nueva York. Aunque es posible llegar hasta México con el combustible del Boeing, por seguridad se decidió aterrizar en el aeropuerto internacional John F. Kennedy para repostar y no correr ningún riesgo innecesario. Una vez retomado el vuelo, el avión llegó a México y se procedió a descargarlo todo de nuevo para llevarlo en camiones hasta el Autódromo Hermanos Rodríguez. En total, se transportaron alrededor de 90 toneladas sumando el equipo y los coches. No te pierdas el vídeo y la galería de imágenes.

Lecturas recomendadas