Skip to main content

Noticia

Porsche 911 GT3 RS, Mercedes-AMG GT R y BMW M4 GTS cara a cara

Porsche 911 GT3 RS, Mercedes-AMG GT R y BMW M4 GTS

Chris Harris pone a prueba a los tres deportivos, que son tan solventes tanto dentro como fuera del circuito. ¿Cuál es mejor?

En el mundo de los deportivos podemos establecer categorías. La mayoría de los titulares se los llevan los modelos radicales que arrojan alucinantes tiempos de 0 a 100 km/h o estratosféricas velocidades puntas. Sin embargo, a la hora de la verdad, la mayoría de los compradores que tienen dinero para permitirse un vehículo de estas características lo que realmente valoran es un modelo capaz de destacar en ámbitos tan dispares como el circuito y la carretera.

VÍDEO: El Mercedes-AMG GT R ya está aquí, ¡ojito a la bestia!

Para ello tiene que combinar características variadas, desde ser una máquina preparada para entregar un rendimiento brutal en trazados cerrados, lo que supone un motor potente, un chasis a la altura, frenos y suspensiones de alto rendimiento… hasta ser capaz de ofrecer una conducción dinámica a la par que confortable en carretera abierta. Durante muchos años el rey de esta categoría ha sido el Porsche 911 GT3 RS, pero Chris Harris considera que dos de las incorporaciones más recientes al mercado podrían ser capaces de asaltar su trono: BMW M4 GTS y Mercedes-AMG GT R. Para no quedarse con la duda, los ha enfrentado cara a cara.

Del GT-R alaba su eje delantero, con un gran apoyo que aporta mucha confianza y agarre; también parece contento con el motor, que entrega mucha potencia y par de manera constante; y la posición de conducción también le convence. Admite que el sorprende que sea un coche tan fácil de llevar rápido y lo considera un rival a la altura del GT3 RS. El M4 GTS no le conquista de la misma manera ya que le cuesta creer que la gente pague su precio teniendo en el mercado a sus dos competidores, la suspensión es demasiado blanda, es el más difícil de conducir, no ofrece demasiadas recompensas por hacerlo bien y es el más lento de los tres.

Termina a los mandos del Porsche, del que dice directamente que es “la mejor herramienta de circuito que se puede conducir en la calle” y que es un coche “magnífico”. Parece que el rey todavía no ha sido derrocado.

Fuente: Top Gear.

Lecturas recomendadas