Skip to main content

Noticia

Pillan a un niño de 8 años conduciendo mientras su padre le grababa

Niño
La Policía Local de Gijón ha descubierto a un niño de 8 años conduciendo un coche eléctrico mientras su padre grababa la acción.

La irresponsabilidad de algunas personas no tiene límite. Un nuevo caso que corrobora esto lo acabamos de descubrir en la ciudad asturiana de Gijón. Allí, la Policía Local ha sorprendido a un niño de 8 años al volante de un coche eléctrico. Y lo peor no es eso, sino que su padre grababa con el móvil la hazaña sin preocupación alguna por lo que pudiera pasar.

VÍDEO: Los 7 peores accidentes de rally en los últimos 20 años, ¿los recuerdas?

Los hechos sucedieron alrededor de las 17:50 horas del pasado miércoles. El menor se puso al volante del coche en la explanada que hay junto a la Escuela de Marina Civil en la ciudad gijonesa. Los testigos que por allí pasaban y observaba atónitos la situación decidieron llamar a las autoridades, que enseguida se personaron en el lugar para tomar cartas en el asunto, según informa elcomercio.es. Además, los testigos también grabaron vídeos de la acción que dejaban al padre sin una posible defensa.

No te pierdas: ¿Menos accidentes a 90 km/h?

El resultado de todo ello es que el padre del pequeño ha sido denunciado por un presunto delito contra la seguridad vial, lo que le puede acarrear consecuencias bastante graves. Dentro de este tipo de faltas se engloban varias posibles situaciones, entre las que se encuentra el supuesto de que alguien conduzca sin carnet. Siendo la responsabilidad del padre, es el que se expone a un delito que puede llevarle a una condena de entre 6 meses y 2 años de cárcel, además de la correspondiente multa. Es decir, que si el individuo en cuestión tiene antecedentes, la broma le puede costar un tiempo a la sombra.

VÍDEO: Samsung Safety Truck, el camión que evita accidentes en la carretera

Ya sabemos que los coches son algo que atrae mucho, y también que en muchas ocasiones es realmente complicado decirle que no a nuestro pequeño. Pero ante algo así debe imperar el sentido común. Y no ya por la multa, sino porque en cualquier momento puede haber un imprevisto fruto de la nula experiencia del pequeño que provoque que haya que lamentar daños tanto personales como materiales. ¡Cabeza, por favor!

*El niño de la imagen que preside este artículo no es el protagonista de la historia.

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además