Skip to main content

Noticia

Pagan 1.300 euros porque su hijo destroza varios coches como gamberrada

Dinero
El adolescente rompió varios retrovisores, y ahora los padres han de pagar la indemnización.

No te pierdas: La estafa del retrovisor, un timo que cuesta 1.500 euros

Pagan 1.300 euros porque su hijo destroza varios coches como gamberrada. El adolescente salió una noche, y pensó que podía ser divertido romper los retrovisores de varios vehículos que estaban aparcados en la calle. El chico fue pillado, y ahora la familia tendrá que hacer frente a la indemnización impuesta.

Los hechos ocurrieron el 19 de mayo de 2016 en A Piringalla, en Lugo. El adolescente en cuestión salió por la noche con su pandilla de amigos, y estos decidieron pasar el rato rompiendo los retrovisores de todo coche que se iban encontrando. Tal y como recoge la sentencia del caso, dañaron al menos daños al menos 11 turismos estacionados en las calles Otero Besteiro, Milagrosa, Anselmo San Pedro, Camiño Real y Ronda Valle Inclán.

Rompieron varios retrovisores durante una madrugada

Los chicos actuaron con nocturnidad, creyéndose impunes ya que era de noche y nadie podía verlos. Pero un vecino de la zona sí que los cazó en plena faena, y llamó a la Policía nacional. El testigo los siguió durante el tiempo que tardaron en llegar los agentes, y pudo explicarles cómo se habían sucedido todos los hechos.

No te pierdas: El país que dice SÍ a los coches sin retrovisores

La Policía pudo detener a seis chicos, entre los cuales se encontraba un menor de 17 años. El juzgado de menores lo condenó a seis meses de libertad vigilada, así como a la realización de actividades que fomenten el respeto a la propiedad ajena.

"El objetivo fundamental de esta medida", señala el juez en el auto. "Es que el joven no cometa en lo sucesivo más delitos, asuma las consecuencias que se derivan del delito cometido, reflexione sobre lo intolerable del mismo y sobre las consecuencias que ha tenido para los perjudicados, y desarrolle valores prosociales, haciendo hincapié muy especialmente en el respeto a la propiedad ajena y el autocontrol".

Además, y dado que son los responsables directos del menor, los padres tendrán que pagar la cantidad de 1.303 euros, una cifra que corresponde a la indemnización por los daños causados en los retrovisores.

Fuente: El Progreso

Y además