Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

El Opel RAK2 impulsado por cohetes alcanzó 238 km/h en 1928

Opel RAK

¿Sabías que el Opel RAK2 impulsado por cohetes alcanzó 238 km/h en 1928? Ya han pasado 90 años desde esta descabellada idea que le valió varios récords a la marca.

La búsqueda de sistemas de propulsión alternativos no son nada nuevo fruto de la época en la que vivimos donde el coche eléctrico está en boca de todos. De hecho, entre los primeros vehículos de la historia fabricados se encuentran varios prototipos eléctricos. Sin embargo, no todo fue tan conservador como éstos. ¿Sabías que el Opel RAK2 impulsado por cohetes alcanzó 238 km/h en 1928?

No te pierdas: Los futuros modelos OPC de Opel podrían ser híbridos

Parece una cifra que cualquier compacto deportivo moderno puede alcanzar y superar en la búsqueda de su marca de máxima velocidad. Por ejemplo, el Honda Civic Type R llega a 270 km/h de velocidad punta, mientras que muchos otros compactos deportivos están limitados a 250 km/h. Pero los 238 km/h del vehículo especial de Opel fueron alcanzados hace hoy exactamente 90 años.

Cohetes, coches innovadores y récords de velocidad

El Opel RAK2 era un “coche de carreras futurista” que presentaba una carrocería aerodinámica y llantas de radios metálicos tradicionales. Esto no era nada inusual en la época, hasta que descubrimos que estaba equipado con una especie de alas y 24 cohetes de combustible sólido. A pesar de parecer un avión terrestre, Fritz von Opel, de 29 años, pilotó este coche hasta alcanzar los 238 km/h en el circuito de Avus en Berlín (Alemania) durante la madrugada del 23 de mayo de 1928.

Aunque la historia del RAK2 comenzó meses atrás, cuando Fritz von Opel se interesó por los cohetes después de conocer al astrónomo Max Valier. Su interés por los coches y los cohetes culminaría con la creación del RAK1 basado en el Opel 4/12. Un ingeniero de la marca probó el coche alcanzó velocidades de 100 km/h gracias a sus 12 cohetes y 40 kilogramos de explosivos. Tras la exitosa prueba, los ingenieros de inmediato comenzaron a trabajar en un cohete aún más potente basado en el Opel 10/40.

El RAK2 fue el resultado, una mejora de su predecesor que portaba alas más grandes, una carrocería más aerodinámica y 24 cohetes que desarrollaban un empuje de seis toneladas. Debido a que la pista de pruebas de Rüsselsheim era demasiado pequeña para tratar de alcanzar la máxima velocidad, Opel acudió al circuito de Avus que tenía dos largas rectas. Hasta 3.000 personas se agolparon en el trazado, donde Opel asegura que la compañía fue “reconocida inmediatamente” por construir un automóvil tan innovador.

Opel finalmente experimentaría con una bicicleta cohete y el RAK3, un modelo que estableció un nuevo récord de velocidad para vehículos ferroviarios cuando alcanzó una velocidad de 256 km/h en 1928. La compañía continuaría desarrollando el avión Opel-Sander RAK 1 propulsado por cohetes que alcanzaría 100 km/h de velocidad, pero la Gran Depresión de 1929 sucumbiría con los planes de firma alemana, quien acabó volviendo a centrarse en los coches más tradicionales.

Lecturas recomendadas