Skip to main content

Noticia

Los nuevos semáforos de la A-5 van a suponer un caos en Madrid

Semáforo

El Ayuntamiento de Madrid ha comenzado la instalación de los semáforos que convertirán parte de la A-5 en un tramo urbano, lo que provocará la reducción de la velocidad máxima permitida y un aumento de los atascos para los 125.000 coches que pasan cada día por allí.

El coche autónomo de Uber ¡pasa de los semáforos!

Los nuevos semáforos de la futura Avenida de Extremadura de Madrid ya están siendo instalados. Será antes de Navidad cuando entren en funcionamiento provocando que este tramo de la A-5 se convierta en urbano, con todo lo que ello conlleva. Los 11 kilómetros de recorrido en cuestión pasarán a tener una limitación de 50 km/h, algo que afectará a los 125.000 vehículos que cada día pasan por ahí.

No te pierdas: ¿Te imaginas conducir sin semáforos?

Los alcaldes de las localidades afectadas no están de acuerdo con este cambio, haciendo ver que supondrá un aumento en el tiempo de los desplazamientos y también de los atascos. Según ellos el Ayuntamiento de Manuela Carmena no les ha consultado. Desde la capital se insiste en que era algo necesario para preservar la calidad de vida de los vecinos que viven pegados a la A-5, que llevan años pidiendo que este tramo se convierta en vía urbana. Lo más curioso de todo es que los propios estudios del Ayuntamiento de Madrid aseguran que instalar semáforos, activar un radar, reducir la velocidad y apostar por un carril bus supondrá aumentar hasta un 350% los atascos, algo que seguramente afecte también tanto a la M-40 como a la M-30.

Así funciona el radar de los semáforos

Desde los diferentes municipios afectados instan a la Comunidad de Madrid a crear una mesa de trabajo con todos los implicados, mientras que el consorcio regional de transportes debería llevar a cabo un estudio de movilidad. Fomento, por su parte, podría hacer que la R-5 pasase a ser gratuita para vehículos de transporte público, alta ocupación y cero emisiones para descongestionar la A-5.

De las localidades de Móstoles, Alcorcón, Navalcarnero, Arroyomolinos y Villaviciosa, entre otras, se calcula que más de medio millón de habitantes usan la A-5 cada día para entrar a Madrid y posteriormente volver a sus viviendas. El tramo de 11 kilómetros afectado por la instalación de semáforos y demás es el que está entre Cuatro Vientos y Batán.

Lecturas recomendadas

Y además