Noticia

Las nuevas regulaciones de China retrasan la importación de deportivos

Alex Morán

Los deportivos pasan al régimen de los coches normales: revisiones de emisiones al salir de fábrica y tras haber recorrido 160.000 kilómetros.

China es el país más contaminado del mundo. Las boinas de polución que se forman sobre Madrid o Barcelona parecen brisa fresca comparadas con la cantidad de sustancias nocivas que pueblan el aire de sus populosas ciudades. Es normal que, en esta situación, el gobierno haya decidido intervenir, aunque no estamos seguros de si su última directriz ayudará mucho a solucionar el problema: han decidido que los superdeportivos y otros vehículos de baja producción deban cumplir con las regulaciones de los coches ‘de a pie’.

VÍDEO: Orgía de superdeportivos en el circuito Paul Ricard

¿Qué significa eso? Que, como los Toyota, Honda y demás vehículos con los que compartirán carretera, tendrán que someterse a dos test de emisiones. El primero, estando nuevos y recién salidos de fábrica, y otro cuando ya hayan recorrido 160.000 kilómetros. El objetivo de esta norma, incluida dentro del ‘Clean Air Act’, es que ningún coche contamine más de lo que debe después de un uso prolongado. La idea es buena, aunque posiblemente poco efectiva ya que este tipo de deportivos suelen conducirse considerablemente menos que otros coches (se calcula una media de 5.000 km anuales), ya que no son óptimos para un uso a diario, y su impacto en las emisiones globales se antoja testimonial.

A pesar de ello, fabricantes como McLaren, Morgan o Ariel, todos afectados por el cambio de normativa, afirman estar tranquilos porque sus modelos pasaran la prueba. Ariel incluso afirma que todos sus nuevos modelos se están desarrollando para cumplir los estándares de la legislación china para coches de alto volumen de producción. El único pero es que la fase de test para conseguir la homologación es más larga, por lo que al menos en el momento inicial, las entregas a clientes chinos se retrasarán. Calculan que tardarán unos dos meses en completar las pruebas, por lo que hasta después del verano no llegarán a China.

Fuente: Autocar.

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.