Skip to main content

Noticia

Nueva era de Mercedes, ¿ha triunfado su nuevo lenguaje de diseño?

Mercedes CLS 2018

¿Ha surtido efecto en ventas este nuevo diseño? 

No te pierdas la prueba del Mercedes Clase E

Nos lo anunciaban con una sutil pregunta: ¿qué está pasando en Mercedes? Con ella quería hacernos pensar, querían destacar una nueva era en la marca. Cambiar de lenguaje de diseño de manera tan radical en una compañía como Mercedes era un acontecimiento, y quería que se enterase todo el mundo. Tras algunos años en el mercado analizamos la actual situación de la marca. ¿Ha surtido efecto en ventas este nuevo diseño

Antes de que la marca apostara por este cambio de imagen el cliente de Mercedes estaba bien identificado. Sus productos solían atraer a un público de mediana y avanzada edad, un cliente clásico, que se identificaba con esta filosofía. Había modelos con un enfoque juvenil pero no lograban atraer a este tipo de cliente. Su gana era amplia, tenían propuestas en prácticamente todos los segmentos. Pero no, no parecían llegar a todos.

¿Cuándo comenzó todo?

Las cosas cambiaban poco a poco pero de manera radical. Y no, no os estoy queriendo confundir, pero los modelos de nueva generación iban llegando paso a paso pero todos ellos con cambios radicales. Una de las claves de esta nueva etapa llegaba cuando lanzaban el nuevo Mercedes Clase A, el cual transformaba el concepto y el enfoque de este modelo y abría una puerta antes cerrada a cal y canto en la marca: la del segmento compacto.

El Mercedes CLC no parecía convencer a los clientes que solían preferir los Audi A3 y BMW Serie 1 en lugar de este Mercedes Clase C "corto" y con poca personalidad. Pero las cosas cambiaban, y en pleno Salón de Ginebra de 2012 el nuevo Mercedes Clase A era presentado en sociedad. La marca llamaba la atención al público más joven que busca coche y el cliente respondió, y tanto que respondió.

VÍDEO: Los 5 rivales del nuevo Mercedes CLS


Para ampliar la oferta juvenil llegaba el Mercedes CLA, otro gran acierto en esta nueva etapa, y el Mercedes GLA, que reforzaba la presencia en el segmento compacto. Pese a su precio, más alto que el de la competencia, parecía convencer. El lenguaje de diseño que enseñaban estos modelos era el mismo que el que enseñaban todos, incluso los más mayores como el Mercedes Clase S o el último en apuntarse a este cambio, el Clase E en su generación W213.

No te pierdas: 'La profunda renovación del Mercedes CLS'


Esto significaba que la imagen de la gama se volvía más deportiva, más moderna y juvenil. La personalidad elegante y que siempre destacó a la marca se hacía a un lado y daba la bienvenida a una más atrevida. Aristas marcadas, formas puntiagudas, músculo. Un cambio radical que no gustó a todos pero si hizo que más potenciales clientes, sobre todo los más jóvenes, tuvieran a Mercedes entre sus candidatos. 

Los números no engañan

Con su lenguaje de diseño bien asentado en el mercado los éxitos en el apartado de ventas llegaron. En 2016 Mercedes vendía un 11,3% más que en 2015, llegando a superar los 2 millones de coches vendidos. El propio presidente de la marca afirmaba que el pasado año fue el año de más éxito en la historia de la compañía, superando por quinto año consecutivo las ventas anuales. En Europa crecía un 12,2% y en China más de un 20%. Número que han sido posibles gracias a su presencia en el segmento compacto.

Y además