Skip to main content

Noticia

Motor

La NASA necesita ideas para los próximos coches que viajarán a la Luna

Rover lunar

La movilidad en la Luna es el último paso para fortalecer el Programa Artemisa de la NASA, el proyecto con el que pretenden regresar a nuestro satélite. Para darle forma, se han dirigido a la industria del automóvil de Estados Unidos: la NASA les ha pedido que aporten diferentes enfoques para desarrollar sistemas de movilidad robótica y rovers lunares pensando en su próxima misión lunar.

Lexus ya se ha imaginado cómo serán los coches espaciales: ¡Así se moverían por la Luna!

“Esto no es exclusivo de la industria espacial. Queremos escuchar a los líderes de la industria de los vehículos todoterreno, de los eléctricos…”. El que habla es Marshall Smith, director de programas de exploración lunar humana, que ha confesado las intenciones de la NASA respecto a los vehículos que formarán parte de la próxima expedición: “Queremos que nuestros rovers en la Luna aprovechen las innovaciones en el almacenamiento y la gestión de la energía de los coches eléctricos, la conducción autónoma y la resistencia extrema al medio ambiente”.

La NASA ha hecho dos peticiones. En la primera de ellas ha pedido a las marcas y fabricantes conceptos sobre diferentes sistemas de movilidad robótica. Éstos tendrían como objetivo transportar instrumentos a través de la superficie lunar, realizando investigaciones científicas en amplias áreas del terreno y, sobre todo, en aquellas zonas a las que los humanos no pueden llegar. “Recurrimos a la industria del automóvil para buscar enfoques interesantes aprovechando los sistemas existentes aquí en la Tierra: desde vehículos policiales, militares hasta recreativos. Modificando su uso para moverse en el espacio, mejorarían nuestra movilidad”, han declarado en la NASA.

Rover lunar

Llegar al Polo Sur de la Luna

El segundo punto está relacionado con los rover lunares, vehículo de exploración espacial diseñados para moverse a través de la superficie de la Luna. La NASA tiene que hacerse con un nuevo vehículo de terreno lunar (LTV) para que la tripulación se mueva por la superficie. Éste no estará presurizado (es decir, no estará cerrado) y se usará para ayudar a los astronautas a explorar y realizar experimentos en lugares donde los humanos nunca antes habían estado: el Polo Sur de la Luna. Smith ha explicado que “la tripulación puede caminar, como máximo, media milla (804 metros) con sus trajes espaciales. Por lo tanto, si podemos colocar un rover lunar cerca del lugar de aterrizaje antes de que llegue la tripulación, el potencial científico de esas primeras misiones crecerá exponencialmente”.

El Programa Artemisa

Esta petición se engloba dentro del Programa Artemisa, es decir, la próxima expedición lunar que tiene como objetivo regresar al satélite y envidar, por primera vez, una mujer a la Luna. A través de él, la agencia espacial usará nuevas tecnologías y sistemas innovadores para explorar Luna más de lo nunca se ha hecho. Y con lo aprendido, se establecerá el siguiente objetivo: llegar a Marte. Quién sabe si para esa misión también necesitan la ayuda de la industria del automóvil…

Más:

Tecnología

Y además