Skip to main content

Noticia

Multa millonaria a proveedores de airbags y otros elementos por pactar precios

Multa a proveedores de airbags

Algunas se van a librar del castigo por cooperar en la investigación

Bruselas ha anunciado una multa millonaria para cinco proveedores de airbags, volantes y cinturones de seguridad por pactar precios antes de vender sus productos a fabricantes de coches en Europa.

La OCU también ha demandado a concesionarios por pactar precios

En la lista de afectados está Takata (tristemente famosa por los polémicos fallos de sus airbags); también Tokai Rika, Autoliv, Toyoda Gosei y Marutaka. Son todas empresas de origen japonés que, de acuerdo con la investigación abierta por Bruselas, pactaban los precios de sus productos antes de venderlos a fabricantes como Suzuki, Toyota y Honda.

Según explica la asociación de consumidores Facua en un comunicado, de las cinco empresas multadas por Bruselas, dos han recibido "inmunidad total" por destapar alguno de los acuerdos y no tendrán que pagar ni un euro. Takata ha cooperado en tres de los expedientes abiertos por lo que evitará un castigo de 75 millones de euros y finalmente solo tendrá que pagar 12,7 millones de euros. Mientras que Tokai Riba se libra de un castigo de 15 millones de euros.

La Unión Europea acusa a estas cinco empresas de crear un cártel para pactar precios lo que les permitió "aumentar los costes" de los componentes comercializados y con lo que terminaron "perjudicando a los consumidores".

"No aceptamos pactos que afecten los intereses de los consumidores, aunque se hayan producido fuera de Europa", ha explicado la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager en relación a que las condiciones de los acuerdos ilegales se habrían cerrado en Japón, aunque sus consecuencias se dieron en el espacio económico europeo.

El Ejecutivo comunitario acusa a estos cinco proveedores haber "coordinado precios o mercados" e intercambiar información sensible sobre los dispositivos de seguridad para automóvil vendidos a las firmas japonesas Suzuki, Toyota y Honda en Europa.

Bruselas valora el impacto sobre los clientes europeos teniendo en cuenta que uno de cada once coches vendidos en la UE ha sido fabricado por una empresa nipona.

Lecturas recomendadas