Skip to main content

Noticia

Estilo de vida

Un Mini teledirigido que es para comérselo (literalmente)

Mini

Seguro que nunca antes habías visto un coche teledirigido comestible, pero sí, existe y aquí tienes la prueba que lo demuestra.

Si pensabas que era difícil superar aquel Jeep Wrangler hecho con latas de comida, presta atención a lo que viene a continuación: un Mini teledirigido que literalmente es para comérselo. Porque la foto de portada deja claro que este no es el típico coche de radio control, tiene algo extraño en sus proporciones y texturas.

Y eso se debe a que en realidad es una lograda tarta teledirigida con aspecto de Mini, como lo lees. Es una comida rápida en el sentido más literal y no como suele ser habitual, una divertida creación que es obra de Peboryon, una empresa británica especializada en la producción de tartas únicas para toda clase de eventos o celebraciones que goza de una gran popularidad en el país.

Su último trabajo es esta tarta teledirigida con aspecto de Mini John Cooper Works. Lo que no sabemos es qué habrán hecho para separar el motor, la batería y el resto de componentes electrónicos de la parte comestible.

Lecturas recomendadas