Noticia

Mini: si algo funciona, no lo toques

Redacción Auto Bild

08/04/2010 - 09:23

Esto es lo que debe de haber pensado la marca a la hora de remodelar toda su gama, que cuenta con ligeras modificaciones, un nuevo motor diésel (completamente realizado por BMW) y un equipamiento más amplio. Apenas cambia su imagen y tampoco lo hace su buena actuación, cimientos que sustentan su éxito. Los retoques más significativos se aprecian en los paragolpes, las llantas y en su paleta de colores.

Hace nueve años, BMW reinterpretó con éxito las líneas del clásico británico y las refundió en un Mini moderno, simpático y con una actuación sorprendente. La base era buena, por lo que los retoques sucesivos apenas han variado su esencia. La nueva gama no rompe la norma y por ello el lavado de cara es sutil en todas las versiones.

En el frontal, los paragolpes se han rediseñado y cumplen los requisitos para satisfacer mejor las exigencias en materia de protección a los peatones. Por primera vez, se ofrece la opción de incluir unos faros de xenón con iluminación en curva, mientras que los antiniebla se acentúan con unos bordes más visibles. Los Cooper S tienen unas prominentes entradas de aire (parecidas a las del Countryman) y una parrilla distinta; los Cooper muestran una barra horizontal en su parte inferior.

¿Más cambios? Tendrás que ir a la zaga, donde se encuentran unos pilotos con tecnología LED, nuevos paragolpes y, en el caso de los Cooper S y los Cabrio, unas luces de marcha atrás revisadas. También se estrenan llantas y colores para que el cliente elija el que más le guste y personalice su Mini. Asimismo, podrá jugar con más tonos y tapizados en el interior, donde hay mejores materiales.

Es en el habitáculo donde se encuentra una de las mayores novedades: el Mini Connected, que permite acoplar un iPhone y disfrutar de la integración online para escuchar la radio a través de Internet, navegar o emplear distintas aplicaciones.

No varía la calidad de los ajustes, ni, por supuesto, la típica conducción tipo kart que ha hecho famoso al modelo. Su comportamiento es intachable y promete ser un perfecto aliado del nuevo motor diésel common rail 1.6, desarrollado íntegramente por BMW, que sustituye a la anterior mecánica -fabricada en colaboración con el grupo PSA-. El propulsor de gasóleo que animará al Mini a partir de ahora (también presente en las versiones Clubman y Cabrio) tiene un consumo menor -3,8 l/100 km, según los datos oficiales- y unas emisiones de 99 gramos de CO2 por kilómetro; estas cifras son idénticas en la variante de 90 CV, y en la de 112.

Los motores de gasolina reciben ligeras modificaciones -mayor par y eficiencia, funcionamiento más sedoso...- y hay un nuevo propulsor de acceso a la gama, un 1.6 de 75 CV, con la reducción del gasto de combustible y de las emisiones en su punto de mira.

¿Cuándo estará en los concesionarios? Se pondrá a la venta el 18 de septiembre y su precio irá de los 15.400, a los 35.500 euros. Hasta entonces, puedes ver su vídeo pinchando aquí.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Buscador de coches