Skip to main content

Noticia

Competición

Marc Márquez: “¡Quiero que me recuerden por ser un campeón que dé espectáculo!”

motogp 2019 8 ball

Vivimos la ‘época Marc Márquez’.

Marc Márquez ya es campeón del mundo de MotoGP en 2019 y por eso sus palabras después de la carrera tomaron un tinte muy especial. Lo vengo diciendo muchas veces: la superioridad de Marc Márquez en 2019 ha sido casi humillante para los demás, tanto para el resto de pilotos como para sus equipos. Hoy el piloto de Cervera lo ha vuelto a hacer y ha dejado una frase para la historia: Marc Márquez quiere ser recordado como un campeón que dé espectáculo. Creo que lo está haciendo bastante bien.

Siempre lo he dicho: Marc Márquez tiene el gen ganador impregnado a fuego en su ADN y eso hace que su carácter sea totalmente competitivo. Probablemente eso sea su mejor virtud pero para algunos, también un defecto, ya que es capaz de hacer lo que haga falta para ganar. Cuando sale a la pista, Márquez solo tiene una opción: ganar, ganar y volver a ganar. Al más puro estilo Luis Aragonés.

Marc Márquez es un piloto 100% pasional que se deja llevar por esa permanente voracidad para ganar y no entiende de números, no entiende de calculadoras sobre la mesa. Y la carrera de MotoGP en Tailandia fue el mejor ejemplo: salió, rodaba cómodamente en segunda posición, se podría haber conformado con eso: Quartararo habría vencido su primera carrera (una victoria que se empieza a merecer) y él habría ganado el campeonato, sin riesgos.

 

 

 

 

Pero de hacerlo así, no sería Marc Márquez. Cuando en francés tiró al máximo y le sacó 7 décimas, Marc arriesgó, Marc se la jugó, apretó al máximo y consiguió tres vueltas rápidas espectaculares para volver a alcanzarlo y para adelantarle en el tramo final. En declaraciones a DAZN, Márquez no pudo ser más claro. “Quiero ser un piloto que me recuerden por esa garra. Mis ídolos son los que lo dejan todo en la pista, los que lo viven. Vivirlo es lo último que dejaré de hacer, mientras lo vives la motivación está ahí.”

Ahí también hay que poner otra ecuación sobre la mesa: Marc Márquez disfruta corriendo y disfruta ganando. Disfruta con su equipo y es feliz sobre la moto y en su vida. Creo que eso es fundamental. Sabe que puede arriesgar, sabe donde tiene los límites. Ayer afirmó que “es difícil mejorar. Los rivales nos marcan el nivel y siempre hay que mantener esa presión para no sentirse invencible y que nos pueda provocar cometer errores.”

Márquez también pronunció una frase que me parece muy interesante: “la ambición es buena, la obsesión no.” Creo que es otro buen resumen del poderío de Márquez. No hay duda que tenemos piloto para tiempo, aunque él es consciente que esto va por épocas. Cualquier pequeño detalle puede pasar y complicarle la vida. “Los pilotos no dependemos siempre de nosotros mismos, la moto también tiene mucho que ver.”

Lo que está claro es que Marc Márquez es cada vez un piloto más completo. Creo que es más maduro y que tiene una cabeza muy bien amueblada, con las cosas muy claras. Tiene un entorno muy favorable, algo fundamental, y a un gran equipo, una gran marca y un gran sponsor detrás, trabajando prácticamente en exclusiva para él. Ya juega sin presión, con 8 mundiales en su mochila, y quiere dar espectáculo. Su droga es ganar, ganar y volver a ganar, y no tengo ninguna duda que lo va a seguir haciendo en los próximos años.

Y además