Noticia

Lo que sucede cuando una rata se aloja en tu coche

Lo que sucede cuando una rata se aloja en tu coche

Alejandro Palomo

21/01/2014 - 16:50

El invierno es una época idónea para que los pequeños animalillos, como por ejemplo las ratas, busquen cobijo en el interior de tu coche. Pueden causar serias averías en tu vehículo y, lo que es peor, contagiar algunas enfermedades...

Con la llegada del frío puede ser frecuente que pequeños animales, como las ratas, se alojen en tu coche, resguardándose de las bajas temperaturas y, ya de paso, manteniéndose lejos de los depredadores. Pero esto constituye algunos peligros para tu vehículo... y para ti puede que también.

Ese es el tema que ha tratado precisamente la web de PopularMechanics al encontrarse un Porsche Carrera de 2002 con algunos problemillas con el combustible. Y el resultado fue, como nadie hubiera podido imaginar (bueno... excepto los mecánicos) que los desperfectos los causó una rata.

Algunos talleres, como el de Mercedes-Benz de Newport Beach, California -que manejan cifras de unos 300 vehículos diarios-, aseguran a la página americana que casi a diario descubren evidencias de posibles ratas, roedores y pequeños animales como causantes de averías. También pueden llegar a ser gatos (seguramente algo que ya habremos sufrido más de uno). Es más, comentan que unas cuatro o cinco veces al año sufren sobresaltos al verlos directamente saltar de los coches.

Parece que estos pequeños 'bichejos' suelen tener la costumbre de mordisquear el cableado y, en bastantes casos, llegan a causar estragos en los sistemas eléctricos de los coches. Otras, causan desperfectos en algunos filtros y, lo que puede ser peor, que pueden defecar o morir cerca de los filtros y/o conductos del sistema de aireación del habitáculo. En ese caso podrían llegar a ser una seria fuente de posibles enfermedades para los pasajeros del coche, al transmitir diferentes virus como el hantavirus o la toxoplasmosis.

Por eso mismo, ahora en invierno, es una época en la que deberíamos prestar mayor atención a esas pequeñas señales o evidencias de que algún intruso animal se haya podido hospedar en nuestro coche: pequeños ruiditos, olores o esas enanas huellas furtivas por la carrocería del vehículo. Para ello es aconsejable que, en medida de lo posible, mantengas el coche alejado de los callejones, campos abiertos, zonas húmedas o... la comida de tu mascosta, que es bastante suculenta...

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Alejandro Palomo

Alejandro Palomo

Colaborador

No concibo una vida sin coches. Desde los 18 son mi forma de vida y espero que lo sean siempre. Como buen aficionado los clásicos empiezan a llamarme

Buscador de coches