Skip to main content

Noticia

Un LaFerrari podría ser destruido por importación ilegal

Un LaFerrari podría ser destruido por importación ilegal

Las autoridades sudafricanas podrían destruir un Ferrari LaFerrari que habría sido introducido ilegalmente en el país, siempre que el propietario continúe sin cumplir con los requisitos burocráticos y sin pagar los pertinentes impuestos de importación. El coche, que es una de las 500 unidades del LaFerrari coupé fabricadas, lleva inmovilizado prácticamente desde el 2014.

Te interesa: La Guardia Civil cierra 128 talleres ilegales

No es la primera vez que te hablamos de lo que sucede en algunos países con los coches introducidos ilegalmente, de hecho, te hemos mostrado vídeos tan dolorosos como este en el que Estados Unidos destruía un Nissan Skyline R33. Sin embargo, el caso de hoy se sale de lo habitual, y es que un Ferrari LaFerrari podría ser destruido por importación ilegal a Sudáfrica, un vehículo valorado en varios millones de euros y del que Ferrari tan solo produjo 500 ejemplares para todo el mundo.

El caso del Ferrari LaFerrari que Sudáfrica podría achatarrar comenzó allá por el año 2014, cuando el propietario del flamante Ferrari de color rojo no completó el proceso burocrático de importación, ni tampoco pagó los pertinentes impuestos y aranceles a las autoridades del país. Como resultado, el coche permaneció durante los tres años siguientes guardado en un almacén a la espera de que su dueño realizara todo correctamente, hasta que el pasado mes de febrero decidió sacarlo de Sudáfrica.

¡Impresionante! Así es el sonido del Ferrari LaFerrari

Completó el papeleo para llevarse el coche a la República Democrática del Congo y de hecho, llegó a sacar su Ferrari LaFerrari del país. El siguiente problema vino a continuación, pues al día siguiente (literalmente), las autoridades detectaron que el mismo LaFerrari había vuelto a ser introducido ilegalmente en Sudáfrica exactamente por el mismo punto por el que había salido un día antes. Queda claro que el dinero te permite acceder a coches como este, pero no te hace inteligente.

Así que el SARS (South African Revenue Service), el organismo encargado de gestionar el pago de aranceles e impuestos en el país, procedió entonces a retener de nuevo al Ferrari LaFerrari y a informar a su propietario de sus intenciones. Si no cumple con los requisitos legales de importación, su Ferrari LaFerrari podría ser destruido… Su dueño podría perder millones de euros y todo por ahorrarse el papeleo y unos cuantos cientos miles de euros en impuestos.

Fuente: CarBuzz, TheDrive.

Lecturas recomendadas