Skip to main content

Noticia

El 'lado oscuro' de Tesla

El 'lado oscuro' de Tesla
Dicen que todos tenemos un lado oscuro y parece que el de Tesla ha sido descubierto. Evidentemente, hablamos de forma irónica pero el hecho de que los de Palo Alto no permitan a sus clientes acceder a los registros de información que recaban sus coches no deja de ser cuando menos sospechoso y, cuando más, irritante para quienes tratan de ejercer su derecho de acceso a sus datos de conducción.

Nos unimos a la reflexión sobre el lado oscuro de Tesla que ha hecho el diario The Guardian.

Ellos lo han llamado "el cliente nunca tiene razón", en un intento por resumir la negativa que encuentran los conductores de un Tesla cuando tratan de acceder a los datos recopilados por sus coches.

Me explico.

A día de hoy, casi nadie duda de que los Tesla sean posiblemente los coches mejor preparados en lo que a tecnología de recogida de datos se refiere. La increíble cantidad de gigas de información que deben manejar los coches que conducen sólos, ya sea de forma total o parcial, es uno de los grandes retos de la conducción autónoma (así lo desveló Intel cuando anunció el primer coche autónomo de BMW estará listo en 2021). Pero no sólo eso, también se plantea una duda ética: qué hacer con esos datos.

En Palo Alto parece que tienen claro que, al menos de momento, todos los datos que sus coches almacenan cuando circulan en modo autónomo debe servir para mejorar su funcionamiento y sobre todo su seguridad; pero también para defenderse en caso de accidente o ataque por parte de alún cliente, medio de comunicación...

El problema llega cuando el que quiere tener acceso a toda esa información es el propio conductor.

El Tesla Model S, por poner un ejemplo, cuenta con una especie de caja negra que almacena datos como la velocidad, si el conductor lleva las manos en el volante, si está activado el AutoPilot, si hay una puerta abierta... Miles de detalles que pueden ser vitales para esclarecer las causas de un siniestro.

Estos datos le han permitido limpiar su imagen ante accidentes como el que acabó con la vida de un conductor después de que su Model S chocara contra un tractor. Dijeron entonces que el sistema de reconocimiento de imágenes no había podido distinguir el remolque que arrastraba por la similitud cromática con el cielo pero que, aún así, la responsabilidad era del conductor porque no prestaba atención a la conducción (algo que en elos niveles de autonomía que funcionan en estos momentos no está permitido).

En este vídeo puedes ver cómo funciona el AutoPilot de Tesla:

Es decir, que los sistemas de recopilación de datos de Tesla funcionan a la perfección, pero no tanto la transparencia que la matrca debería tener con ellos porque según las declaraciones de varios clientes que ha recogido The Guardian cuando quieren ejercer su derecho y acceder a los datos de sus cajas negras la marca se muestra bastante evasiva al respecto (y eso por decirlo, finamente....).

Y además